La Misión del Consejo de Derechos Humanos de la ONU entregó este jueves un informe sobre la investigación realizada en torno de la situación de los manifestantes en Siria, en donde concluye que se pudieron haber cometido serias violaciones a los derechos humanos y sugiere al Consejo de Seguridad de ese organismo internacional que turne el asunto a la Corte Penal Internacional.

 

La Misión de la ONU no tuvo acceso a Siria, sin embargo recibió numerosas denuncias de violaciones graves a las garantías fundamentales, incluidas asesinatos, ejecuciones sumarias y ataques indiscriminados con helicópteros y francotiradores a los manifestantes que protestan contra el gobierno desde el pasado mes de marzo.

 

De acuerdo con estas denuncias unas 1,900 personas habrían muerto desde que iniciaron las manifestaciones, de las cuales al menos 353 murieron producto de juicios sumarios que sentenciaron su ejecución.

 

También se han presentado denuncias de tortura, arrestos y detenciones arbitrarias, según se pudo conocer tras la entrevista de unos 180 testigos que lograron huir de Siria, entre quienes se cuentan militares, policías y otros miembros de fuerzas de seguridad que desertaron al no acatar la orden de disparar contra civiles y quienes reportan que muchos otros integrantes de las fuerzas de seguridad fueron ejecutados por no haber cumplido dichas órdenes.

 

Conocido este documento, la presión internacional contra el presidente de Siria, Bashad al-Assar, ha ido en aumento. El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon le solicitó telefónicamente detener inmediatamente las operaciones militares y cesar en los arrestos masivos, incluidos los realizados en los campos de refugiados palestinos y lo exhortó a iniciar un proceso de reforma pacífico y creíble.

 

Sin embargo, el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, urgió a Bashad al-Assar a presentar su renuncia inmediata y anunció una serie de sanciones al país como el congelamiento de activos y la prohibición de inversiones estadounidenses en Siria.

 

A ese llamado siguió el de Francia, Reino Unido y Alemania, cuyos mandatarios emitieron un comunicado conjunto en el que hacen un llamado a al-Assad para que “asuma las consecuencias del rechazo completo que su régimen provoca en el pueblo sirio y para que deje el poder por el interés de Siria y la unidad de su pueblo".

 

Es probable que en próximos días se turne el asunto a la Corte Penal Internacional para que de las investigaciones se determine si hay violaciones graves al derecho internacional y se finquen responsabilidades.

 

 

Más información ONU

 

www.miabogadoenlinea.net