Los ciudadanos de Nayarit, Coahuila y Estado de México no son los únicos que están votando el día de hoy, también lo están haciendo los Tailandeses.

 

Pero una de las grandes diferencias en el proceso electoral entre México y Tailandia es que aquí podemos comentar, fura de las casillas, sobre el proceso, mientras que en Tailandia se impuso un cerco de silencio que no nada más abarca los sitios de votación, sino que se expande hasta el Internet.

 

De esta manera las autoridades hicieron saber que se considerará delito electoral cualquier comentario a favor o en contra de algún candidato o partido político que se exprese en Internet, ya sea en sitios web o vía Twitter, Facebook o cualquier red social, y que se castigará con hasta seis meses de prisión y una multa de hasta $330 dólares.

 

Esta prohibición inició vigencia desde ayer sábado hasta las seis de la tarde y terminará este domingo a la medianoche, hora local.

 

Para hacer cumplir esta disposición, las autoridades electorales disponen de unos 100 oficiales encargados de monitorear Internet y quienes en caso de detectar algún comentario rastrearán a la persona responsable, bloquearan el sitio de Internet y harán el arresto. En caso de que el sitio esté registrado en otro país, el mismo será bloqueado y se conducirán mayores investigaciones para imponer las sanciones pertinentes.

 

Al tratarse de una labor titánica y muy difícil de efectuar, analistas sostienen que se trata de la excusa perfecta para invalidar los resultados electorales.

 

Quizá una medida que muchos actores políticos en México quisieran imponer para tener más elementos para impugnar los procesos electorales que no satisfagan sus aspiraciones.

 

Más información The Next Web

 

www.miabogadoenlinea.net