Una Corte de Apelaciones de Puerto Montt, Chile, ordenó el pasado 20 de junio la suspensión del megaproyecto hidráulico conocido como HydroAysén al haber aceptado tres recursos de protección interpuestos por algunos diputados, senadores y organizaciones de protección ambiental.

 

HydroAysén es un proyecto que plantea la construcción de cinco represas que producirán 2.700 MW  con un costo cercano a los US$ 7.250 millones, considerando la línea de transmisión, y cuya construcción será en Aysén, al sur de Chile en la Patagonia.

 

El proyecto fue aprobado por la Comisión de Evaluación Ambiental el pasado 9 de mayo y es en contra de esta aprobación que se presentaron tres recursos con sus respectivas ordenes de no innovar, ONI, que es un instrumento legal para detener una acción y que se solicita a un tribunal de alzada o de segunda instancia, y que fue aceptado este lunes por la Corte de Apelaciones de Puerto Montt, con un voto disidente.

 

La Corte de Puerto Montt asumió la competencia después de que la Corte de Apelaciones de otra región, Coyhaique, se inhabilitara de conocer estos recursos al estar resolviendo otra causa relacionada con el proyecto.

 

Otorgada la orden de no innovar, en donde se solicita que se suspenda o detenga la ejecución del proyecto, se paralizó de manera temporal el mismo y se otorgó un plazo de cinco días hábiles para que la presidente de la Comisión de Evaluación Ambiental presente la información sobre las denuncias que contra la decisión de la Comisión se presentaron en los recursos.

 

La Corte tendrá ahora que revisar las acusaciones que se hacen en los recursos en materia de violaciones al procedimiento administrativo de aprobación  y a derechos humanos, para resolver el fondo del asunto y pronunciarse por la legalidad o ilegalidad del proyecto.

 

Se trata de un asunto que al involucrar violación de derechos humanos podría llegar a los tribunales internacionales en la materia.

 

El mes pasado se presentaron varias manifestaciones en todo el país en contra de este proyecto que grupos de protección ambiental atacan porque con esta construcción se destruirá parte de la Patagonia, afectando con ello no solo al ecosistema regional sino que tendrá repercusiones mundiales en el medio ambiente.

 

Más información Emol

 

www.miabogadoenlinea.net