Después de las declaraciones del fiscal de la Corte Penal Internacional, Luis Moreno Ocampo, en donde acusa formalmente a Muammar al Gadafi, a su hijo, Saif al-Islam, y a su jefe de inteligencia Abdullah al-Sanussi, como los responsables de efectuar amplios y sistemáticos ataques a civiles, los jueces de la CPI evalúan emitir órdenes de arresto.

 

Aunque Gadafi  no ejerce ningún cargo legal en Libia, es el jefe de estado y de gobierno de facto de ese país por lo que se considera que de emitirse la orden de arresto en su contra sería la segunda vez que la CPI busca iniciar un proceso contra un jefe de gobierno, después de la orden de arresto emitida contra el presidente de Sudán, Omar al-Bashir.

 

De acuerdo con declaraciones del fiscal Moreno Ocampo, cuentan con suficiente evidencia en contra del coronel Gadafi y los otros dos acusados, de estar planeando y ejecutando acciones para detener y torturar a los opositores al régimen, que iniciaron las manifestaciones en febrero pasado.

 

Libia no es parte del Estatuto de Roma y por tanto no reconoce la jurisdicción de la Corte Penal Internacional lo que, en caso de emitirse orden de arresto en su contra, al igual que el caso de Omar al-Bashir, haría más difícil su detención y proceso.

 

Son varios los países africanos que al no ser signatarios del Estatuto de Roma, no reconocen la jurisdicción de la Corte y que han señalado al actual fiscal Luis Moreno Ocampo como el responsable de haber iniciado una amplia persecución en contra los países africanos, pasando por alto violaciones sistemáticas a los derechos humanos en países en otras latitudes.

 

Con estas declaraciones solo se formalizó la acusación contra el líder libio por parte del fiscal de la CPI, quien en marzo pasado, tras habérsele concedido jurisdicción para investigar, había señalado ya a Muammar al Gadafi y a su circulo cercano como responsables de crímenes contra la humanidad

 

Más información BBC

 

www.miabogadoenlinea.net