En la Organización Mundial de la Salud, OMS, se alcanzó un acuerdo considerado por su miembros como histórico, ya que se aseguran obligaciones legales por parte de los países, tanto desarrollados como en vías de desarrollo, laboratorios nacionales relacionados con la gripe e industria farmacéutica, para compartir muestras de virus y agilizar la respuesta a la protección de la salud en caso de una nueva pandemia.

 

Este acuerdo no es nuevo ya que las negociaciones se iniciaron en 2007 con la crisis de la gripe aviar en Asia, pero se vio la verdadera necesidad de vincular jurídicamente las respuestas de los gobiernos, industrias y sociedad con la crisis de la influenza H1N1 de 2009 y la actual amenaza de pandemia por la influenza H5N1.

 

Con este acuerdo se establecen obligaciones legales de intercambio de información, de virus para ser analizados, y se establecen reglas más claras para permitir el acceso expedito a las vacunas, retrovirales y kits de diagnóstico, sobretodo de los países de menor ingreso económico.

 

Con este acuerdo, se establecen legalmente los roles de la OMS, de los gobiernos y de los laboratorios, los cuales podrán ser sujetos a una vigilancia más estrecha, en el caso de una nueva pandemia por gripe.

 

El grupo de trabajo que llegó a este acuerdo estuvo encabezado por el representante de México ante la OMS, el embajador Juan José Gómez Camacho, y por el embajador de Noruega, Bente Angell-Hansen y se contó con representación de los 193 países miembros, de la industria farmacéutica, de la sociedad civil y de otras organizaciones relacionadas con la necesidad de reacción frente a la pandemia de influenza.

 

El acuerdo todavía tiene que ser aprobado ante el pleno de la OMS, por lo que será presentado ante la Asamblea General el próximo mes de mayo para su consideración y aprobación.

 

Más información OMS

 

www.miabogadoenlinea.net