Pese al excelente manejo de medios que ha hecho del escándalo de Ruby, en parte gracias a que es dueño de una de las mayores televisoras italianas, Silvio Berlusconi no ha logrado sacudírsela completamente.

 

El primer ministro italiano ha sido demandado por la fiscalía de Milán por haber tenido relaciones sexuales con una menor de edad, lo que es un delito, y por abuso de poder al haber gestionado con la policía la liberación de la mujer al declarar falsamente que se trataba de la sobrina de Hosni Mubarak, presidente de Egipto.

 

La fiscalía de Milán, a cargo de Edmondo Bruti Liberati, anunció este miércoles que cuentan con suficiente evidencia para que se inicien las audiencias preliminares e inicie el juicio en contra del primer ministro por los delitos antes mencionados.

 

Para Berlusconi, que sigue contando con el apoyo de la coalición de centro derecha y de muchos italianos, la acusación de la fiscalía y no su conducta, es un atentado a la dignidad de Italia y declaró que de ser aceptada la denuncia rebatirá los cargos judicialmente y que no dejará su cargo al frente del gobierno italiano.

 

Esta denuncia solo sería la más reciente que el primer ministro enfrentaría ya que al darse a conocer el mes pasado la resolución de la Corte Constitucional para reducir su inmunidad de ser juzgado, se abrieron otros procesos en su contra, entre ellos uno por evasión fiscal.

 

 

Más información The New York Times

 

www.miabogadoenlinea.net