Las multitudinarias manifestaciones que lograron derrocar el gobierno dictatorial en Túnez empiezan a ser tomadas como ejemplo en otros países de la región donde reina gran descontento.

 

Países como Albania y Jordania están experimentando estos movimientos sociales. En el caso de Jordania las manifestaciones iniciaron en Amán, la capital, pero ya se han extendido a todo el país, en donde la población protesta por el encarecimiento de la vida y solicitan la destitución del primer ministro Samir Rifai y con ello cambios en la vida democrática del país.

 

Jordania es una monarquía constitucional que desde 1989 con las reformas impulsadas por el fallecido rey Hussein, se inició en la vida democrática al legalizarse los partidos políticos y tomar en cuenta la voluntad popular para el ejercicio de ciertos cargos.

 

En esta monarquía constitucional el rey es el jefe de estado y de las fuerzas armadas, encargado además de designar al primer ministro, jefe de gobierno, quien a su vez organiza al gabinete de ministros. Tanto el primer ministro como el gabinete deben ser ratificados por el Parlamento.

 

El poder legislativo está representado por el parlamento se compone de dos cámaras, la de los Notables, o el Senado y la Cámara de Diputados, cuyos miembros se eligen por voluntad popular. Si bien el rey tiene que ratificar las leyes emanadas del parlamento, el  veto real puede ser superado por el voto de las dos terceras partes de los miembros del parlamento.

 

El poder judicial intenta ser una rama independiente. Sin embargo es el rey quien mediante decreto nombra y destituye a los jueces, aunque el gobierno jordano dice que lo anterior es un mero formalismo pues la destitución y nombramiento de jueces corresponde en la práctica al Consejo Judicial.

 

En estas manifestaciones, convocadas por los partidos políticos de oposición, los jordanos están exigiendo que la democracia se amplíe y que en lugar de que el rey nombre al primer ministro, la elección del mismo sea resultado de la voluntad popular.

 

Vista la situación en Túnez, el rey Abdullah deberá tomar importantes decisiones en el curso de las próximas horas para evitar que la situación se salga de control.

 

Más información BBC

 

www.miabogadoenlinea.net