En el marco del primer aniversario del devastador terremoto que azotó a Haití el 12 de enero del año pasado, la situación política y social en el país parece ir empeorando.

 

Así, mientras el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon hacía un llamado a seguir con la reconstrucción del país pero fomentando el respeto al estado de derecho y a las leyes, la sucesión presidencial sigue incierta.

 

En noviembre del año pasado se celebraron las elecciones y de acuerdo con la autoridad electoral del país, resultó victoriosa la ex primera dama Mirlande Manigat, quedando en segundo lugar el sucesor elegido por el presidente René Pravail y en tercer lugar, con el 21.9% de los votos, el cantante Michelle Martelly.

 

Sin embargo, en una revisión de resultados efectuada por la Organización de Estados Americanos, OEA, se concluyó que el ganador de las elecciones era Martelly.

 

Se estableció una segunda ronda de votaciones que debía haber tenido lugar este domingo 16 de enero pero que, a unas horas de abrir las casillas, fue pospuesto por el Consejo Electoral Provisional, sin haberse señalado fecha para la celebración de las mismas, pese a que la Constitución haitiana establece que el presidente electo deberá tomar posesión a más tardar el próximo 7 de febrero.

 

Como si la situación política no fuera caótica, el domingo pasado regresó al país el ex dictador Jean-Claude Duvalier, conocido como Baby Doc, quien estuvo exiliado en Francia durante 25 años.

 

Jean-Claude Duvalier sucedió en el poder a su padre, Francoise, tras su fallecimiento en 1971. Francosie Duvalier, Papa Doc, llegó al poder en 1957 y se declaró presidente vitalicio, por ello su hijo heredó el puesto a su muerte, cuando solo tenía 19 años de edad.

 

Tras una revuelta social, Duvalier abandonó el poder en 1986 acusado de corrupción y de violaciones a los derechos humanos. Sin emabrgo no fue juzgado por ninguno de estos delitos.

 

Ahora, 25 años después, Duvalier reaparece en el país que no ha terminado de reconstruirse del terremoto ni de la grave crisis de cólera que llevó a la muerte a más de 3,500 personas y que no ha remitido.

 

El propósito de su visita es incierto y pese a que se había anunciado una conferencia de prensa para el lunes, la misma fue cancelada por “exceso” de periodistas cubriendo el evento.

 

Grupos defensores de derechos humanos ya han iniciado manifestaciones para que el ex dictador sea juzgado por los delitos de que se le acusaron hace 25 años a su salida del país y responda de sus actos. Sin embargo, pese a que se ha manifestado por las autoridades haitianas que Duvalier "está a disposición de autoridades judiciales", no hay acusación formal en su contra ni pesa orden de arresto, por lo cual el ex dictador permanece en Haití en libertad hasta el momento.

 

Más información CNN

 

www.miabogadoenlinea.net

 

Pin It