El 14 de enero de 2011, pasada ya la primera década del siglo XXI, el Tribunal Superior en Bangladesh declaró ilegal el castigo corporal a los estudiantes de primaria, secundaria y escuelas religiosas por parte de los maestros.

 

Según un reporte de la UNICEF, el 91% de los niños de ese país ha sufrido castigo corporal o violencia física en las escuelas como medida de castigo implementada por los maestros.

 

Organizaciones de derechos humanos llevaron el asunto del castigo corporal a la corte después de que se reportara el suicidio de un niño de 10 años después de haber sido golpeado por su maestro el año pasado.

 

Tras conocer del caso, el gobierno emitió una circular a las escuelas para que cesara el castigo corporal, pero es hasta el pronunciamiento de la corte en que se declara ilegal que los maestros azoten, golpeen, encadenen o corten el cabello de los estudiantes como castigo por indisciplina.

 

Probablemente una conducta tan arraigada no terminará de la noche a la mañana, sobretodo si los maestros carecen de la preparación suficiente para implementar otras medidas para controlar a sus grupos o si desconocen de los daños psicológicos que el castigo físico supone en los niños, pero ahora la conducta podrá ser castigada, por lo que los estudiantes quedan protegidos de estos abusos.

 

La ONU ha implementado una campaña para erradicar el castigo físico en los niños, no solo de los maestros, sino también de los padres.

 

Más información CNN

 

www.miabogadoenlinea.net