La Corte Suprema en Israel dio por finalizado un asunto de segregación de género en una línea de autobuses, al declarar que la separación coercitiva por género en el transporte público es ilegal.

 

El asunto inició tres años atrás cuando un grupo de mujeres y una asociación que pugna por la reforma religiosa en Israel, acusaron a las líneas de autobuses Mehadrin, utilizadas mayoritariamente por judíos ultra ortodoxos, de violentar física y verbalmente a las mujeres para utilizar la parte de atrás de los autobuses como lo establece la norma religiosa.

 

La Corte dictaminó que los conductores de los autobuses pueden sugerir a las mujeres que ocupen los asientos traseros del autobús, pero de ninguna manera intentar obligarlas ni física ni verbalmente porque dicha segregación coercitiva es ilegal.

 

El juez encargado de redactar el dictamen comparó esta situación con la ocurrida en Alabama, Estados Unidos, en la década de los años 50 cuando Rosa Parks, una mujer afroamericana, retó la segregación racial en los autobuses.

 

Sobre el asunto de los autobuses en Israel, ya el Ministerio del Transporte había declarado que aunque no podía declarar legal la segregación, permitía a la línea de autobuses continuar sus operaciones en tanto la segregación fuera voluntaria. Esta normativa fue avalada con la decisión de la Corte.

 

Así que a hora las autoridades del transporte tendrán que reforzar la vigilancia de la línea de autobuses para verificar que no se están violando las recomendaciones del ministerio ni la decisión de la Corte al obligar a las mujeres a ocupar los asientos de la parte trasera de los vehículos.

 

Más información Haaretz.com

 

www.miabogadoenlinea.net