El gobierno argentino está concluyendo el largo proceso de expropiación del mural de David Alfaro Siqueiros “Ejercicio Plástico”, autorizando en la decisión administrativa 868/2010 el pago de una indemnización de 12 millones de pesos (3 millones de dólares) por la expropiación de dicha obra de arte.

 

El mencionado mural es obra del artista mexicano David Alfaro Siqueiros y fue realizado con la colaboración de los artistas argentinos Carlos Castagnino, Delisio Antonio Berni, Lino Enea Spilimbergo y el escenógrafo uruguayo Enrique Lázaro.

 

El mural fue declarado de utilidad pública y sujeto a expropiación por la Ley Nº 26.537 del 25 de noviembre de 2009. La suma de la indemnización correspondiente fue fijada por el Tribunal de Tasaciones de la Nación, organismo descentralizado de la Secretaría de Obras Públicas del Ministerio de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios cantidad y será depositada en el Banco de la Ciudad de Buenos Aires a la orden del Juzgado Nacional de Primera Instancia en lo Contencioso Administrativo Federal Nº 8, Secretaría Nº 15, tribunal en donde se lleva el proceso de expropiación.

 

El mural fue inaugurado el pasado 3 de diciembre por el Presidente Felipe Calderón y la mandataria argentina Cristina Kirchner, aunque se abrirá al público hasta marzo o abril de 2011.

 

La obra se colocó en lo que se conoce como la Aduana Taylor, un espacio subterráneo que está bajo la Casa Rosada y la Plaza Colón. Se encuentra dentro de una enorme caja de vidrio que la protege, conservando la forma y las ventanas del sótano de la quinta en donde se encontraba originalmente el mural y la entrada es como un pequeño embudo.

 

La obra fue concluida en 1933 en el techo, las cuatro paredes y el piso de una bóveda subterránea de la quinta "Los Granados", que era propiedad del periodista Natalio Botana, misma que se ubica en la periferia norte de Buenos Aires, y que luego pasó por numerosos propietarios.

 

En 1991, el último dueño de la mansión hizo desmontar la obra y ponerla en seis contenedores, con la intención de hacerla viajar por el mundo, pero un litigio dejó los contenedores confinados 18 años en una bodega hasta que volvieron a ver la luz a iniciativa de la mandataria Cristina Fernández, quien se había comprometido a rescatar la obra ante el gobierno de México.

 

Más información en Excelsior

 

www.miabogadoenlinea.net

 

Pin It