Imprimir
Categoría: El Derecho y la Actualidad
Visto: 1005
powered by social2s

Menos de una semana de la liberación de Aung San Suu Kyi en Birmania, el régimen militar de ese país empieza a hacerle la vida incómoda.

 

Tras quince años de arresto domiciliario, el sábado pasado la líder disidente fue puesta en libertad sin ningún tipo de restricciones en su orden de liberación por lo que puede volver a involucrarse en movimientos políticos y moverse sin mayores restricciones dentro de su país.

 

Una de sus primeras visitas fue a una clínica donde se alojan 80 pacientes portadores del VIH. Esa visita atrajo la atención de la prensa internacional y de unos 500 seguidores de la líder demócrata.

 

Dos días después de esa visita, las autoridades de Birmania notificaron al director de la clínica que las instalaciones deberán ser desalojadas y que no renovarán este mes los permisos de residencia de los pacientes ingresados que no son originarios de Rangún, capital de Birmania. Estos permisos habían sido renovados mensualmente desde el 2007 en que se fundó esta clínica para acoger a pacientes que fueron desalojados de los monasterios cuando por una protesta se les prohibió alojar pacientes.

 

Así que si bien legalmente Aung San Suu Kyi no está impedida de moverse libremente, el gobierno militar planea hacerle la vida incómoda y tratar de aislarla de sus seguidores, en un intento más por quebrantar su espíritu de lucha a favor de la democracia en Birmania.

 

Más información BBC

 

www.miabogadoenlinea.net

 

powered by social2s