El papa Benedicto XVI puso en la mira internacional en caso de Asia Bibi, una mujer que en Pakistán fue sentenciada a la pena de muerte por haber blasfemado.

 

Se trata de una mujer cristiana que dijo que el Corán, libro sagrado del Islam era una falsedad y que el profeta Mahoma había permanecido en cama un mes antes de su muerte porque tenía gusanos en sus oídos y boca, además de que había contraído un último matrimonio por dinero.

 

De acuerdo con testigos, Asia Bibi dijo estas palabras en el 2009 frente a un grupo de mujeres y fue detenida por la policía quien le fijó una multa equivalente a $1,100 dólares.

 

En Pakistán el código penal contiene una disposición que tipifica como delito la blasfemia: “Quine profane el sagrado nombre del Santo Profeta Mahoma (la paz esté con él), será castigado con la muerte o cadena perpetua y también será sujeto de multa”.

 

Asia Bibi fue encontrada culpable y sentenciada a la pena de muerte.

 

La mujer ya apeló la sentencia pero expertos en derecho consideran que es poco probable que se revierta su sentencia y que la decisión tardará meses en ser emitida por el tribunal de apelaciones.

 

El ex presidente de la Suprema Corte de ese país declaró a CNN que hasta donde conoce no se ha ejecutada ninguna sentencia de pena de muerte por blasfemia, pero ello no significa que Asia Bibi no sea ejecutada.

 

La opinión internacional ya ha realizado numerosos llamados al gobierno de Pakistán para que se perdone la vida de esta mujer.

 

Más información BBC

 

www.miabogadoenlinea.net