El presidente de Irak, Jalal Talibani, se ha negado a firmar la orden de ejecución de Tariq Aziz, ex ministro de relaciones exteriores del gobierno de Saddam Hussein, producto de la sentencia emitida en su contra a finales del mes pasado.

 

Talibani es opositor a la pena de muerte y ha manifestado que en este  caso se rehúsa a firmar la orden porque se trata de un hombre de 74 años, de religión cristina.

 

De acuerdo con la legislación iraquí, las ejecuciones deben ser firmadas por el presidente y deben ser efectuadas dentro de los 30 días siguientes a la confirmación de la sentencia.

 

El presidente Talibani acaba de ser ratificado en su puesto producto de una complicada negociación gubernamental después de que el parlamento se reuniera tras haber sido requerido para hacerlo por el poder judicial.

 

Debido a este reciente nombramiento y a lo convulsionado de las negociaciones entre los principales actores políticos del país, el presidente Talibani no cuenta hasta el momento con comisionados que puedan firmar a su nombre la orden de ejecución, como sucedió cuando se ejecutó al ex presidente Saddam Hussein.

 

En esa oportunidad Talibani tampoco quiso firmar la orden, la cual fue avalada por uno de sus dos comisionados, momentos antes de que se efectuara la ejecución por lo que bajo la óptica del derecho y de la legislación imperante en el momento, esa ejecución no ha quedado bien fundamentada.

 

Desde el momento en que se emitió la sentencia contra Aziz expertos en la materia supusieron que esta sería una sentencia que no se ejecutaría por la avanzada edad del acusado.

 

Más información BBC

 

www.miabogadoenlinea.net