Jammie Thomas-Rasset fue la primera demandada en Estados Unidos por violación a derechos de autor al compartir y descargar música en el sitio Kazza. Ella fue declarada culpable en 2007 de descargar y distribuir 24 canciones  y se le ordenó pagar 220 mil dólares por daños y perjuicios, pero después de diversos procesos legales, la sanción se ha modificado a 1.5 millones de dólares.

 

Un juez de distrito ya había reducido una multa previa de 1.9 millones de dólares a 54,000 dólares pero la Asociación de la Industria Discográfica de Estados Unidos (RIAA) rechazó esa pena y ofreció a Thomas que pagara sólo 25 mil dólares, si aceptaba que el juez anulara la sentencia por 54,000, pero Thomas no aceptó, por lo que emprendieron un nuevo juicio para que se determinarán los daños, obteniendo esta nueva condena.

 

Thomas, por supuesto, apelará con el argumento de que la sanción es inconstitucionalmente alta. La RIAA sostiene que los jueces no tienen facultades para reducir el rango de las sanciones previstas en la ley federal por lo que la mujer corre el riesgo de que la sanción se dispare de nuevo.

 

Las grandes compañías discográficas y la RIAA han llevado a juicio ya a miles de personas por realizar descargas y compartir música por Internet de manera ilegal. La mayoría de estos casos terminaron en acuerdo y las multas establecidas fueron entre 3,000 y 5,000 dólares, aunque desde 2008 dejaron de presentar nuevas de mandas.

 

Más información en The Wall Street Journal

 

www.miabogadoenlinea.net