Tariq Aziz, quien fue durante muchos años el ministro de relaciones exteriores del régimen de Saddam Hussein en Irak, fue sentenciado por el Tribunal Superior Penal el lunes pasado a morir ejecutado tras haber sido encontrado culpable de haber contribuido con la persecución de miles de personas por motivos religiosos.

 

Aziz se entregó a las tropas de Estados Unidos en el 2003 poco después de la caída de Bagdad tras la incursión militar de ese país en Irak. Fue enjuiciado y sentenciado a 15 años de prisión por el asesinato de 24 comerciantes por enriquecimiento excesivo y después a otros siete años por el desplazamiento de los kurdos ocurrido durante el gobierno de Hussein.

 

Esta nueva sentencia puede ser apelada, pero el permiso y los términos para la apelación los debe revisar el consejo presidencial, así como la sentencia de pena de muerte. Por lo pronto no se han dado a conocer detalles sobre una posible apelación. Aunque hay quienes sostienen que la sentencia no se llevará a cabo ya que Tariq Aziz tiene 74 años y se encuentra en delicado estado de salud.

 

El hijo de Aziz, Ziad Aziz, sostiene que la sentencia se motivó no por razones legales sino políticas ya que el actual gobierno pretende deshacerse de todos los colaboradores del régimen de Hussein. Y al igual que su hijo, muchos iraquíes sostienen la inocencia de Aziz.

 

Este mismo año fue ejecutado Ali Hassan al-Majid, conocido como Químico Alí, otro cercano colaborador de Saddam Hussein. (Ver Cuarta sentencia de muerte para el Químico Alí).

 

Más información BBC

 

www.miabogadoenlinea.net