En un caso que ha trascendido por ser el primero de su tipo, una corte en China está revisando un caso de discriminación interpuesto por un aspirante a una plaza de maestro a quien le fue negado el puesto por ser VIH positivo.

 

Pese a que existe una legislación del Consejo de Estado que data de marzo del 2006 y que prohíbe que se discrimine laboralmente a las personas por ser VIH positivos, tradicionalmente las cortes han sido reticentes de aceptar estos casos de discriminación.

 

En este caso se representan los intereses de un joven que proviene de una familia rural y para quien el trabajo de maestro representa la estabilidad de un sueldo mensual  por lo que se arriesgó a intentar esta demanda pese a que con ella dejará se ser alguien anónimo.

 

En la demanda se establece que el joven es totalmente apto para el trabajo ya que aprobó pruebas de aptitud y exámenes físicos, pero que fue rechazado al realizarle pruebas médicas que demostraron su síndrome.

 

Desde que la enfermedad fue descubierta en 1986, los chinos que la padecen han sufrido discriminación tanto laboral como gubernamental y solo recientemente se ha modificado el sistema para otorgar retrovirales como una prestación social, se ha introducido cuidado materno para las madres VIH y se realizan por parte del sistema de salud estatal análisis para detectar el síndrome.

 

Un vocero de un grupo de derechos humanos atribuye la aceptación de este caso por parte de la corte gracias a la presión que los medios de comunicación ejercieron sobre el particular y no descarta el hecho de que el sistema legal chino está en proceso de cambio.

 

Quizá lo más difícil ya lo logró este joven, pero aún le queda enfrentar el juicio y esperar que la decisión sea tomada conforme a derecho y a la legislación vigente.

 

Más información The New York Times

 

www.miabogadoenlinea.net