Mientras Sakine Mohammadi Ashtiani sigue en una prisión con su sentencia a morir por lapidación pendiente de ejecución, su abogado se ha reportado como desaparecido desde el pasado sábado.

 

De acuerdo con un comunicado de prensa del Comité contra la Ejecución y Lapidación, las autoridades iraníes citaron en la prisión de Evin al abogado de Ashtiani, Mohamad Mostafaeí, quien fue interrogado durante cuatro horas por las autoridades sobre aspectos financieros.

 

Horas después del interrogatorio y tras dejar en libertad al abogado, las autoridades volvieron a requerirlo y emitieron una orden de arresto. El abogado Mostafaeí no acudió a ese citatorio y en su lugar fueron arrestados su esposa y su cuñado. El abogado permanece desaparecido desde esa fecha.

 

De acuerdo con Mina Ahadi, presidenta del Comité contra la Ejecución y la Lapidación, los familiares del abogado no han tenido acceso a sus derechos procesales, como tener un abogado que los represente, y su arresto es una medida de presión contra la labor profesional de Mostafaeí. Añade que las autoridades de Irán contactaron al suegro del abogado Mostafaeí, a quien le señalaron que entregarían a sus hijos a cambio de Mostafaeí.

 

El caso de Ashtiani no es el primero de esta naturaleza que defiende Mohamad Mostafaeí ya que se ha especializado en derechos humanos, habiendo defendido los casos de 13 personas condenadas a morir por lapidación, diez de las cuales se encuentran en libertad actualmente.

 

Logró llevar este caso a la opinión internacional tras publicar en su blog las inconsistencias procedimentales del juicio de esta mujer, captando la atención de diversas organizaciones de derechos humanos que han solicitado al gobierno de Irán la conmutación de la pena o la inmediata liberación de Sakine Mohammadi Ashtiani.

 

Si bien la sentencia no ha sido ejecutada aun, representantes del gobierno iraní señalaron que no se ha suspendido definitivamente y que se trata de una decisión judicial apegada a las leyes vigentes en Irán, donde desde 1938 se establece en el Código Penal la lapidación para los adúlteros.

 

Pese a que Irán ha ratificado la Declaración Universal de los Derechos Humanos, considera que estos nos son universales y que la Sharia, es decir, la ley islámica y el respecto por los valores familiares es más importante que los derechos humanos de los individuos. Han señalado que los derechos humanos son visión de occidente que no puede ser impuesta a las naciones islámicas y agregan que sus leyes internas prevalecen sobre los tratados internacionales con lo que se justifica la imposición de esta sanción.

 

Se trata de una sanción que ha generado división al interior de Irán ya que hay quienes sostienen que no se puede fundamentar en el Corán esta pena, pero jueces más conservadores siguen imponiéndola basados en la tradición.

 

Diversas organizaciones de Derechos Humanos, encabezados por el Comité contra la Ejecución y la Lapidación exigen al gobierno de Irán que dejen inmediatamente en libertad a la esposa y cuñado de Mostafaeí y que cese el hostigamiento e intimidación para los abogados y defensores de derechos humanos que ejercen su labor profesional en búsqueda de la justicia.  

 

 

Fuente R.E.A.L. Organization

 

www.miabogadoenlinea.net