En los Estados Unidos, el año 2000, una empresa de gorras deportivas, American Needle, demandó a la NFL (Nacional Football League) por estar fomentando actividades monopólicas al haber firmado un contrato de exclusividad con Reebok para que este empresa obtuviera las licencias de marca de los 32 equipos que integran a la NFL y comercializara el equipo deportivo de los mismos.

 

De acuerdo con la NFL el contrato de exclusividad firmado por 10 y por un monto de $250 millones de dólares resultaba más barato para los equipos que contratar con varias empresas, como la demandante American Needle.

 

 

Para saber si se trataba de una actividad tendiente a eliminar la competencia económica, se debía definir si los 32 equipos de la NFL eran independientes unos de los otros o si conformaban una sola entidad.

 

Cuando el asunto llegó a la Corte de Apelaciones, muchos fueron los sorprendidos cuando dicha Corte falló a favor de la NFL argumentando que los equipos eran una sola entidad y que por tanto no había prácticas monopólicas al firmar acuerdos  de exclusividad.

 

El argumento de la NFL era que si bien los equipos compiten uno contra otro en el campo de juego, en materia económica son interdependientes puesto que los acuerdos se realizan a través de la liga, compartiendo porcentajes de ganancias por la venta de artículos deportivos con las marcas y logotipos de los equipos y por las licencias de uso de estas marcas.

 

American Needle apeló el falló ante la Suprema Corte y los primeros días de enero la Corte escuchó los argumentos de las partes en un caso que atrajo la atención de muchos pues se ponía en juego no nada más el uso de las licencias de marca, sino también contratos laborales pues si la Corte fallaba a favor de la NFL, ésta podía crear estructuras salariales para todos los equipos sin temor de ser investigados por restringir la competencia o ser penalizados por haberse coludido.

 

Sin embargo, la Corte falló esta semana a favor de la empresa de gorras deportivas bajo el argumento de que los equipos que conforman la liga son individuales y de ninguna manera forman parte de una solo entidad como es la NFL.

 

Los ministros establecieron que si bien todos los equipos tienen intereses comúnes al promover a la NFL, los acuerdos comerciales del uso de licencias no depende de la liga sino que se trata de propiedad intelectual exclusiva de cada equipo.

 

Con este fallo los seguidores de los equipos de football pueden esperar que los precios de los artículos deportivos de su equipo favorito desciendan puesto que es más probable que se cancelen los contratos de exclusividad de la liga y se permita la entrada a otras compañías que puedan ofrecer mejores precios.

 

Pero también es un fallo que impacta a otras ligas deportivas y para muchos una buena noticia, incluso para los propios jugadores quienes tendrán mejores oportunidades de moverse de un equipo a otro y defender sus contratos laborales.

 

Fuente Legal Advice

 

www.miabogadoenlinea.net

 

 

Pin It