Imprimir

El acuerdo firmado entre los países de la Unión Europea sobre la cooperación para arrestar criminales ha evidenciado detalles problemáticos en su ejecución.

 

En Inglaterra se está revisando un caso que planeta este tipo de dificultades, ya que por el acuerdo tuvieron que arrestar a un ciudadano australiano, nacido en Alemania, Gerald Toben, quien se encontraba de paso después de haber viajado desde Estados Unidos rumbo a Dubai, porque en Alemania es buscado por haber negado el Holocausto y exponer en su página web teorías antisemitas, lo cual es un delito en aquel país.

 

El problema al que se están enfrentando las autoridades británicas radica en que en ese país la expresión de ideas antisemitas o de negación del Holocausto no es un delito, pero además existe otro problema y que radica en el hecho de que el delito por el que Toben es perseguido no se cometió en Alemania ya que esta vez no expuso sus teorías en su país de nacimiento.

 

Este asunto ha generado controversia en el medio jurídico de Inglaterra ya que hay quienes abogan por la liberación de Gerald Toben alegando que aunque sus ideas sean incómodas o no coincidan con el punto de visto de otros, no es delito expresarlas, al menos no en Inglaterra.

 

La fiscalía alega, sin embargo, que debe detenerlo sobre las bases del tratado de cooperación firmado entre los países de la Unión Europea, contra lo cual hay quienes exponen que los países tienen derecho de negarse a perseguir criminales en ciertos casos como lo ha hecho Bélgica respecto de los delincuentes en Polonia por aborto.

 

Toben ha declarado que ésta es una trampa legal y ha jurado que si lo dejan en libertad jamás regresará a Inglaterra, un segundo país vedado para él por exponer sus ideas que es cierto, pueden no gustarnos, pero tampoco han incitado a un crimen ni son un crimen por sí mismas.

 

Habrá que seguir de cerca este caso para conocer como resuelven los británicos. Fuente BBC 

www.miabogadoenlinea.net