Después del incidente en donde una madre adoptiva enviara solo de regreso a su hijo adoptivo a Moscú, Rusia, por considerar que había sido engañada respecto del niño, se ha tenido que empezar a revisar en los Estados Unidos la manera en que trabajan las agencias de adopción y sus códigos de conducta.

 

Así, mientras el gobierno sigue tratando de resolver diplomáticamente la situación con Rusia, que ha detenido todas las adopciones de niños rusos hacia los Estados Unidos, los medios han encontrado varias demandas en contra de estas agencias de adopción.

 

En uno de estos litigios, una familia demanda a la agencia de adopciones por no haber entregado información completa y verídica respecto del estado de salud del menor adoptado y están exigencia por la vía legal que la agencia se haga cargo de los gastos que implica brindar atención médica al niño.

 

Los padres de este niño, que además tienen dos hijos biológicos, declararon que no piensan renunciar a la adopción de Roman, pero que si hubieran contado en un inicio con la información completa sobre su estado de salud, no lo habrían adoptado.

 

Este niño nació en Siberia y fue adoptado a la edad de cinco años. De acuerdo con los padres, la agencia reportó que se trataba de un niño con mínimos problemas de salud y un buen diagnóstico para desarrollarse con “normalidad”. Esta era un requisito que la familia solicitó al momento de hacer la adopción del niño.

 

Sin embargo, tras unos meses de estancia con ellos se hizo evidente que Roman tenía serios problemas de salud y que necesitaba atención médica. Incluso sus problemas de comportamiento generaron estrés en la familia lo que llevó al hijo mayor a terapias psicológicas para tratar con la situación.

 

Tras numerosos estudios médicos, se concluyó que Roman tiene síndrome de alcoholismo fetal, daño cerebral, problemas neurológicos y un coeficiente intelectual de 53. Todo ello indica que su desarrollo no será “normal” como la agencia había informado a los padres.

 

Al develarse el problema de salud de Roman, la agencia Bethany Christian Services, que se anuncia como una de las más grandes y prestigiadas de aquel país, sugirió a los padres que renunciaran a la patria potestad del niño para que fuera colocado en otro hogar, a los que ellos se negaron argumentando que no se trataba de una mascota que pudiera ser llevado de un sitio a otro. Sin embargo, iniciaron la demanda para que la agencia se haga cargo de los gastos médicos del niño, quien fue recluido recientemente en una institución y se diagnostica que el niño será incapaz de valerse por sí mismo. Los padres fundamentan su acción en la falta de información oportuna y veraz entregada por la agencia respecto del estado del niño.

 

La agencia se defiende señalando que entregó toda la información que tenían disponible sobre el niño y su estado de salud a la familia antes de la adopción y que les informó que podían enfrentar serios problemas, por lo que argumentan que la familia adoptante no consideró los hechos suficientemente.

 

Lo cierto es que cada vez hay más demandas en materia de adopciones sobretodo en las internacionales por la falta de información que se proporciona a los futuros padres. Por ello, en varios estados de la Unión Americana se ha legislado para que se informe completamente a los adoptantes sobre problemas del niño y antecedentes familiares, sin ocultar información.

 

A nivel internacional existen tratados y documentos, como la Convención de la Haya, que establecen la obligación de los gobiernos de informar completa y oportunamente respecto del estado de salud de los niños, pero muchos de estos tratados no han sido ratificados por los diferentes países, como Estados Unidos acusa a Rusia, argumento que esgrimen para defenderse tras haber detenido los trámites de adopción de niños rusos hacia Estados Unidos.

 

Se trata de un tema muy delicado en donde todos parecen tener razón, aunque en ello terminan todos perjudicados, no solo los niños a quienes se pretende dar una vida mejor, sino también las familias que los adoptan.

 

Fuente The New York Times

 

 

www.miabogadoenlinea.net