Reja cerrada con cadena y candado

Miembros de la millonaria familia Hinduja serán procesados en Ginebra por tráfico humano de empleados del servicio doméstico

El inicio del proceso por tráfico de personas en contra de cuatro miembros de la familia Hinduja, que opera un grupo en Europa con intereses en banca, finanzas, transporte, energía, medios, atención médica y otros, fue diferido debido a la ausencia de dos de los acusados y de sus abogados.

Cuatro miembros de esta multimillonaria familia de origen indio, con nacionalidades británicas y suizas, son acusados por tres personas que en diferentes años trabajaron para ellos en su mansión de la comuna de Cologny, en el cantón de Ginebra, Suiza, por explotación laboral y malos tratos.

La fiscalía ginebrina expone que la familia contrató en la India a diferentes personas de bajo nivel socioeconómico y con un pobre nivel educativo, de forma tal que pidieron aislarlos y explotarlos durante años.

Entre otros, se expone que no se respetaban horarios de trabajo, ni días de descanso o vacaciones, proporcionándoles alojamiento precario en el sótano de la mansión. Sus salarios eran pagados en rupias, sin respetar el salario mínimo al servicio doméstico en Suiza y, a veces, no se les pagaba.

Además, la familia les quitó el pasaporte, creando una dependencia hacia ellos. Sin identificación, ni dominio del idioma, ni conocidos, los empleados tuvieron que trabajar durante varios años bajo estas lamentables condiciones.

Las denuncias se presentaron en 2018. Una de las denunciantes es una mujer de 58 años que trabajó para la familia entre 1997 y 2018, con una interrupción de unos dos años. Otra, de 45 años, trabajó en 2008-2009 y 2017-2018, principalmente como cocinera, y el tercer denunciante, de 51 años, trabajó para la familia entre 2009 y 2016.

Otras tres personas habían denunciado, pero eventualmente retiraron sus denuncias. Además de ellos, la fiscalía ginebrina expuso que unas 15 personas trabajaron bajo condiciones similares, pero que no han podido ser identificadas ni localizadas.

Como suele suceder en este tipo de procesos en que hay recursos económicos ilimitados, los acusados han presentado varias apelaciones procurando retrasar lo más posible el inicio del proceso. Este lunes, con todo listo para iniciar, el proceso se ha visto retrasado una vez más, ya que dos de los acusados, el padre y la madre de la familia, no se presentaron por razones médicas que sustentaron con un certificado. Así, el juez presidente difirió la audiencia.

Sobre el proceso, el abogado de la defensa, Romain Jordan, declaró a la agencia de prensa Keystone-SDA lo siguiente: “Nuestros clientes se declararán inocentes. Se presentarán numerosas cuestiones preliminares, ya que la fallida investigación del proceso, basada en numerosas mentiras, requiere numerosas adiciones. Por ejemplo, todavía no tenemos acceso al expediente completo”. Además, está pendiente de resolución un incidente en el que cuestionan la imparcialidad del juez presidente.

El proceso se verificará en el Tribunal Correccional del cantón de Ginebra. Se sabe que la fiscalía solicitará una pena privativa de libertad superior a dos años, pero no superior a diez.

Un caso similar se procesó en Bélgica en 2017, cuando un tribunal encontró culpables a ocho princesas de Emiratos Árabes Unidos, EAU, de tráfico de personas por el viaje que hicieron en 2008 a Bruselas acompañadas de 20 personas como servicio doméstico. En este caso fueron condenadas a 15 meses de prisión suspendida y al pago de 165,000 euros cada una, con la mitad de esta multa suspendida, pero fueron absueltas del delito más grave de trato inhumano. En este caso, la acusación se presentó en 2012 y por las demoras procesales se dictó sentencia de primera instancia hasta 2017.

Más información swissinfo.ch

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción total o parcial vinculando y citando www.miabogadoenlinea.net

Pin It