Hombre viajando en bicileta en carretera rural

Investigan por publicidad engañosa a empresa en Japón que vende bicicletas eléctricas que exceden límite de velocidad

La Policía de la Prefectura de Kioto, Japón, presentó ante la procuraduría acusación en contra de la empresa que importa y vende bicicletas eléctricas, Kyo no Rakusuku, por publicidad engañosa, al vender vehículos que exceden el límite de velocidad permitido.

Es interesante hacer notar que la empresa Kyo no Rakusuku está acusada de promoción engañosa con fundamento en la legislación de competencia económica, por vender el modelo Seagull26 como bicicleta eléctrica, pese a que, al exceder el límite de velocidad permitido, deja de ser una bicicleta y se convierte en una motocicleta, según la legislación de tránsito vigente en el país asiático.

El uso de la bicicleta está muy extendido en Japón, especialmente en las ciudades y poblaciones en donde se tiene acceso cercano a los diferentes comercios (para no usar el coche para ir al Oxxo de la esquina, por ejemplo), de tal forma que en 1980, casi el 80 por ciento de los hogares japoneses contaban con una bicicleta.

En 1993, Yamaha Motor empezó a vender las primeras bicicletas eléctricas y 2018 fue el primer año en que se vendieron más bicicletas con motor que las tradicionales. En 2021, conforme con las últimas cifras disponibles del Instituto Japonés de Promoción de la Bicicleta, se vendieron unas 790,000 bicis eléctricas, frente a unas 530,000 bicis regulares. Estas cifras se basan en información del Ministerio de Industria.

La ley de tránsito, sin embargo, es clara. Para que una bicicleta eléctrica se considere como tal, no debe exceder el límite de velocidad de 24 kilómetros por hora. Los vehículos motorizados que exceden este límite se clasifican como motocicletas y para su uso se debe contar con licencia, placas, luces direccionales y registro.

"Si alguien conduce ese vehículo sin el registro adecuado, podría estar infringiendo las regulaciones de Japón", declaró a The Japan Times, Hajimu Takisumi, oficial del departamento de tránsito de la Policía de la Prefectura de Kioto.

En el caso de la compañía de Kioto que vendía estas bicicletas importadas de China, la acusación radica en que, engañosamente, vendieron como bicicleta un vehículo que no lo es, y, por tal motivo, deben de responder. Esto no evade de responsabilidad a quienes adquirieron el vehículo y lo conduzcan sabiendo que al exceder el límite de velocidad, conducen una moto y no una bici.

Dado que las bicicletas eléctricas no son baratas, comparadas con las tradicionales, el oficial Takisumi, declaró que los vendedores minoristas en línea deberían verificar que las certificaciones se especifiquen en sus sitios web. Sin embargo, en vista de que no existen regulaciones que dicten qué información debe o no debe divulgar un minorista en una tienda en línea, corresponde a los clientes indagar sobre el producto que van a adquirir y asegurarse que cumple con las normas de seguridad y calidad, y que está certificada por el Centro Técnico de Bicicletas de Japón, que es el organismo encargado en Japón de realizar las pruebas de calidad para bicicletas.

Como referencia, una bicicleta eléctrica puede costar unos 90,000 yenes, equivalentes a unos 690 dólares estadounidenses, en tanto que el precio promedio de una bicicleta regular es de 20,000 yenes, unos 154 dólares.

Más información japantimes.co.jp

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción total o parcial, citando y vinculando a miabogadoenlinea.net

Imagen de lioneltgta en Pixabay

Pin It