El Procurador de Colombia formuló cargos el pasado martes 13 de abril en contra de la Senadora Piedad Córdoba Ruiz, por traición a la patria.

 

Piedad Córdoba es la senadora por el Partido Liberal, que se involucró en labores humanitarias para la liberación de rehenes en poder las FARC, grupo terrorista colombiano y quien logró, con apoyo de Hugo Chávez, presidente de Venezuela, la liberación en el 2008 de seis rehenes, entre quienes se encontraba la ex candidata presidencial Ingrid Betancourt.

 

Sus gestiones de intercambio de rehenes no finalizaron ese año y recientemente estuvo involucrada en la liberación de un miembro del ejército colombiano, Pablo Moncayo, quien llevaba 12 años de cautiverio.

 

La procuraduría colombiana abrió formalmente investigación en contra de la senadora en junio del 2009 y este 13 de abril se levantaron los cargos en su contra después de haber analizado los correos y documentación encontrada en las computadoras de  Raúl Reyes, miembro de las FARC, y que fueran obtenidas tras la incursión militar en contra de un campamento guerrillero de este grupo, localizado en Ecuador, y que resultara con la muerte de Reyes, la crisis diplomática entre Colombia y Ecuador en el 2008 y el encuentro de la mexicana Lucía Morett como "visitante" del campamento.

 

El Procurador colombiano informa que tras el análisis de correos electrónicos de las computadoras de Reyes hay evidencia de que la Senadora es ‘Teodora Bolívar’ miembro del grupo guerrillero.

 

Pero las acusaciones no solo se fundamentan en dichos correos electrónicos, sino que el Procurador declara que la Senadora, quien obtuvo ciertas concesiones de parte del gobierno de Álvaro Uribe para tramitar las diversas liberaciones de rehenes, fue más allá de dichas autorizaciones, cometiendo diversos delitos con ello.

 

Se levantaron cargos en su contra como colaborar con las FARC, intentar fraccionar la unidad nacional, instigar a esa guerrilla para que sea hostil con los partidos políticos, usar la ayuda de gobiernos de otros países para buscar un nuevo gobierno en Colombia, aconsejar a las FARC en el manejo político del intercambio humanitario y hacer apología de las FARC.

 

Piedad Córdoba, de gira en Europa, declaró que no ha sido notificada formalmente de los cargos en su contra y que desconoce la vinculación que se le hace con el grupo guerrillero.

 

La senadora Córdoba no es la única legisladora a quien le han levantado cargos por colaborar con las FARC. Otros 10 legisladores han enfrentado proceso ante la Suprema Corte por su participación en lo que se ha denominado como la farcpolítica. En cuatro de los casos la Corte se ha inhibido para conocer los procesos.

 

Fuente El Tiempo

 

www.miabogadoenlinea.net