Cenicero con cigarros

 

Parlamento de Nueva Zelanda aprobó esta semana el programa para prohibir totalmente la venta de tabaco a los nacidos a partir de 2009

La controvertida iniciativa presentada el año pasado en Nueva Zelanda para erradicar con el paso del tiempo el consumo de tabaco, fue aprobada el martes en el Parlamento, por lo que, conforme con el programa, los nacidos después de 2008 no podrán adquirir cigarros ni otros productos de tabaco.

El plan fue presentado en diciembre de 2021 por la ministra de Salud, Ayesha Verrall, justificando el plan para reducir paulatinamente el consumo de tabaco, en varios miles de vidas salvadas al año y un ahorro de 5 mil millones de dólares neozelandeses en servicios de salud.

En términos generales, este programa prohibirá completamente la venta directa o por entrega a personas nacidas a partir del 1 de enero de 2009.

La edad en la que parte el programa, 14 años, no es aleatoria. Fue seleccionada porque es un grupo de población en el que menos del 1 por ciento fuma. “Ahí es donde vemos la oportunidad de verdaderamente hacer la diferencia futura para esa generación”, explicó en el Parlamento la ministra Verrall cuando presentó la iniciativa.

No solo la venta o entrega de tabaco está sancionada con una multa de hasta 150,000 dólares neozelandeses, sino incluso proporcionar o facilitar en lugares públicos productos de tabaco a los nacidos después de 2008.

Lo anterior significa que no solo queda prohibida la venta de productos de tabaco a menores de edad, ya que en 2027, cuando la población objetivo alcance la mayoría de edad, seguirá estando prohibido que adquieran cigarros, e incluso cuando tengan 40 años o más.

Las disposiciones que en materia de tabaco y espacios libres de humo fueron aprobadas, también obligan a que los productos de tabaco que se venden tengan menos nicotina. De esta forma, se establece que el contenido de nicotina en los cigarros de 0,8 mg/g, y se señala que la nicotina no debe estar presente en ningún otro componente del cigarro, a menos que se derive del tabaco en el producto.

Lo anterior significa que, además de estar autorizado por el gobierno para vender, fabricar, importar y distribuir cigarros, los fabricantes e importadores deberán, a su costa, realizar una prueba para asegurarse de que los componentes del producto, y sus respectivas cantidades, cumplen con los límites o prohibiciones establecidos en esta Ley o reglamento. Estas pruebas deben realizarse cada año antes del 31 de diciembre.

Por otro lado, las autorizaciones a los establecimientos para vender productos de tabaco se reducen de unos 6,000 que hay actualmente, a 600, y se prohíbe ubicar en lugares públicos máquinas expendedoras.

La reforma, no se refiere al vapeo, pues al respecto se aplican las reglas aprobadas a principios de 2021, limitándose esta actividad para mayores de 18 años y la venta de los productos a tres sabores.

El programa que ha adoptado Nueva Zelanda para lograr un futuro libre de humo es, por decir lo menos, audaz. Sin embargo, cuando Uruguay prohibió el consumo de tabaco en lugares cerrados, también se consideró que era una medida excesiva.

Este tipo de medidas se han repetido en varios países para enfrentar y tratar de disminuir un problema de salud grave. Por ejemplo, el control estricto del consumo de alcohol en países nórdicos, como Suecia, en donde el alcoholismo es un programa grave.

En México, donde los la obesidad y diabetes son graves problemas de salud pública, también se han empezado a tomar ciertas medidas como el impuesto a los refrescos o la prohibición de venta de comida chatarra a menores de edad. Son medidas que han sido muy criticadas por dañar los intereses económicos de la industria, pero que no solo procuran salvar vidas, sino también generar ahorros del gasto público en salud. (Claro, siempre que la autoridad aplique la ley).

En materia de tabaco, en México, el 31 de mayo, Día Mundial sin Tabaco, se propuso adelantar reformas a la ley para prohibir saborizantes y establecer empaque neutro, pero la propuesta no se ha visto materializada.

Si Nueva Zelanda tiene éxito en la reducción del consumo de tabaco, podríamos empezar a ver que otras naciones siguen el esquema.

Más información bbc.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción vinculando y concediendo crédito a miabogadoenlinea.net

Pin It