Parlamento de Canadá, Ottawa

 

Provincia de Quebec, Canadá, modificó unilateralmente la Constitución para permitir a legisladores tomar posesión sin jurar lealtad al rey

En Quebec, Canadá, donde según una reciente encuesta, el 79 por ciento de la población opina que el país debe abandonar el Commonwealth británico, se aprobó una ley que permite a los legisladores rendir una protesta diferente al asumir el cargo en la que no juren lealtad al rey.

En Canadá, el primer ministro, actualmente Justin Trudeau, es jefe de gobierno, y el monarca británico, rey Carlos III, es el jefe de estado, representado en Canadá por un gobernador general. Este mismo sistema comparten las demás naciones del Commonwealth, como Australia.

La oposición a seguir prestando lealtad a un rey extranjero se visibilizó en septiembre, cando catorce de los nuevos integrantes del parlamento quebequense se negaron a jurar lealtad al rey Carlos para asumir su cargo. El problema es que esa protesta es un requisito establecido en la Ley de la Constitución de Canadá, o Constitución, de 1867 para poder tomar posesión del cargo.

La Ley de la Constitución, o Constitución, 1867, se conoció primero como Ley de América del Norte Británica y fue un acto del Parlamento del Reino Unido que dio origen a Canadá.

Once de los catorce parlamentarios accedieron a rendir la protesta de ley para poder ejercer el cargo, pero no así tres que se siguieron negando a hacerlo. Esto presentó una disyuntiva interesante: los legisladores fueron elegidos por votación popular, pero por una formalidad no pueden ejercer el cargo para el que fueron elegidos. ¿La falta de cumplimiento de la formalidad anula la voluntad popular?

Desde septiembre hasta la semana pasada, estos tres legisladores no pudieron tomar posesión de su cargo en la Asamblea Nacional de Quebec (pese a que se llama nacional, es el órgano legislativo de la provincia). Gracias a una ley que la Asamblea Nacional aprobó y que fue ratificada por el primer ministro quebequense, Francois Legault, los legisladores rindieron una protesta diferente en la que no juraron lealtad a ningún rey.

¿La solución era tan simple como una ley provincial? En realidad, no es nada simple, porque la ley ratificada por el premier Legault modifica la Ley de Constitución de Canadá.

Las disposiciones sobre la reforma a la Constitución no son del todo claras. La regla general es que las reformas sean aprobadas en el Parlamento federal y por, al menos, siete provincias que representen el 50 por ciento de la población.

Sin embargo, Quebec, desde el año pasado que pretendió incluir en la Constitución que “los quebequenses forman una nación” y que “el francés será la única lengua oficial de Quebec”, fundó su propuesta en la Sección 45 de la Constitución de 1982, que dispone que “la legislatura de cada provincia puede dictar exclusivamente leyes que modifiquen la constitución de la provincia”. Estas constituciones locales, escritas o no, se considera que forman parte de la Constitución de Canadá, como lo hizo saber en entrevista Eric Adams, profesor de Derecho Constitucional de la Universidad de Alberta en Edmonton.

La Constitución de 1982 hizo reformas a la ley de 1867, en la que se establecía que solo el Parlamento del Reino Unido podía hacer grandes reformas a la Constitución.

De momento no hay respuestas claras sobre si es legal o no la forma en que Quebec ha procedido para permitir que los tres legisladores rindan protesta. Esta legalidad (o ilegalidad), deberá ser definida en tribunales, si el primer ministro Justin Trudeau la recurre.

Si la ley se califica de ilegal, los actos en los que participen los legisladores que han prestado el juramento alterno para tomar posesión de su cargo, podrían también ser recurridos.

Un tema muy interesante del punto de vista legal, que tiene en Canadá debatiendo a los expertos en Derecho Constitucional.

Más información bbc.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción vinculando y concediendo crédito a miabogadoenlinea.net

Imagen de festivio en Pixabay

Pin It