Auckland, Nueva Zelanda

 

Miles se manifestaron en Nueva Zelanda en contra de sentencia a delincuente de 18 años de detención domiciliaria

Más de mil personas se manifestaron este jueves en varias ciudades de la Isla del Norte, Nueva Zelanda, mostrando repudio por la sentencia de nueve meses de detención domiciliaria dictada a un joven de 18 años, culpable de diversos delitos sexuales en contra de cinco adolescentes de 15 años.

La sentencia a Jayden Meyer, de 18 años, fue dictada en julio en la Corte de Distrito de Tauranga en la Bahía de Plenty. Tras múltiples denuncias de mujeres jóvenes en Bahía de Plenty de que Meyer había cometido violencia sexual en su contra durante 2020 y 2021, se le presentaron 10 cargos, incluidos cuatro de violación, cuatro de violación sexual y dos de cometer un acto indecente en contra de cinco adolescentes que, cuando ocurrieron los hechos tenían, 15 años.

La violación sexual está regulada en la Sección 128 de la Ley de Delitos de 1961 de Nueva Zelanda, que distingue como una forma de violación sexual la violación (rape) y otra la conexión sexual ilícita: “Violación sexual definida

“(1) La violación sexual es el acto de una persona que—

“(a) viola a otra persona; o

“(b) tiene una conexión sexual ilícita con otra persona.

“(2) La persona A viola a la persona B si la persona A tiene una conexión sexual con la persona B, efectuada por la penetración de los genitales de la persona B por el pene de la persona A,—

“(a) sin el consentimiento de la persona B para la conexión; y

“(b) sin creer por motivos razonables que la persona B consiente en la conexión.

“(3) La persona A tiene una conexión sexual ilícita con la persona B si la persona A tiene una conexión sexual con la persona B:

“(a) sin el consentimiento de la persona B para la conexión; y

“(b) sin creer por motivos razonables que la persona B consiente en la conexión.

“(4) Una persona puede ser condenada por la violación sexual de otra persona en el momento en que estaban casados entre sí.”

Inicialmente, Jayden Meyer, que no tiene otros antecedentes penales, negó la comisión de los delitos. Sin embargo después, tras las irrefutables pruebas entre las que consta un video filmado por él violando a una de sus víctimas que estaba inconsciente, aceptó su responsabilidad.

Un psicólogo que vio a Meyer 30 veces durante la investigación y el proceso dijo que había un riesgo medio de que volviera a delinquir, minimizando la responsabilidad de sus actos.

Pese a que las víctimas eran personas menores de 16 años y los delitos ameritaban encarcelamiento, tanto la fiscal Anna Pollett, y la abogada de Meyer, Rachael Adams, señalaron que una sentencia de detención domiciliaria sería la sentencia más adecuada en este caso. Lo anterior, pese a que la fiscal ya había aceptado que el encarcelamiento era la sentencia ordinaria para este de delitos.

El juez que revisó el caso también dijo que una sentencia de prisión era la usual en relación con los delitos cometidos, pero terminó condenando al acusado a 9 meses de detención domiciliaria, sin explicar las razones que lo llevaron a concluir que esta era la sentencia más apropiada.

"Acepto el informe de libertad condicional y las presentaciones del abogado de que la detención domiciliaria de todos los cargos es el resultado apropiado", se lee en la decisión.

Además de la detención, la sentencia dicta 12 meses de seguimiento y de imposición de condiciones seguidos a los nueve meses de detención domiciliaria, más la prohibición de reunirse con personas menores de 16 años y asistir a un programa de prevención de violencia sexual.

Esta es la segunda sentencia de este tipo que se dicta a adolescentes. En Auckland, en abril, se condenó a un adolescente, menor de edad, a doce meses de detención domiciliaria porque la juez Claire Ryan concluyó que ingresarlo en una penitenciaría le permitiría aprender de delincuentes sexuales más experimentados que él.

Estas sentencias recuerdan a la decisión que tomó un juez en Estados Unidos de no procesar a una adolescente de 16 años acusado de violación, por “ser de buena familia”.

Más información nzherald.co.nz

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net