Pistola

 

Trasladaron a centro de detención al presunto homicida del ex primer ministro japonés para realizar evaluación psiquiátrica

Como parte del proceso penal, este lunes Tetsuya Yamagami, presunto homicida del ex primer ministro japonés Shinzo Abe, fue trasladado a un centro de detención en donde será examinada su salud mental para determinar si es penalmente responsable.

Yamagami, de 41 años, es el responsable de haber disparado el 8 de julio a Shinzo Abe en la ciudad de Nara mientras pronunciaba un discurso de campaña. Debido a la estricta ley de armas de fuego en Japón, en el acto criminal, que terminó con la vida de Abe, utilizó un arma de fabricación casera.

Esta arma, que fue recuperada en la escena del delito, no era la única de la que tenía posesión, pues la policía incautó de su domicilio siete armas de fabricación casera, algunas no terminadas. Si se determina que estas armas son letales, la fiscalía está considerando presentar un caso adicional al homicidio, en relación con la ley de control de armas y de su fabricación.

En sus primeras declaraciones, Tetsuya Yamagami declaró a la policía haber disparado en contra del primer ministro por rencor hacia la Iglesia de la Unificación, de la que pensaba que el político era parte. Según ha trascendido por declaraciones de un tío, la madre del presunto homicida entregó grandes cantidades de dinero a esta organización religiosa que ahora está bajo la lupa, al igual que la posible afiliación de varios políticos del partido gobernante.

La fiscalía de Nara ha solicitado la evaluación psiquiátrica de Yamagami, quien fue detenido tras haber disparado, para que se determine si sus facultades mentales no estaban impedidas al momento de disparar el arma y así poder construir una acusación fuerte.

Conforme con el Código Penal de Japón, las personas con capacidades mentales disminuidas no son sujetas a sanciones o las sanciones a sus delitos son reducidas. Si se determina que cometieron los actos debido a demencia, no pueden ser procesados.

La oficina de la fiscalía de Nara anunció que hasta el 29 de noviembre, Yamagami estará recluido en un centro de detención en la ciudad vecina de Osaka para evaluar su capacidad mental. El plazo de detención prejudicial podría aumentar si la defensa solicita una evaluación de salud mental independiente.

Se espera que los abogados de la defensa de este hombre presenten un caso basado en que no es penalmente responsable de sus actos, especialmente porque su animadversión era hacia la organización religiosa, pero atentó contra la vida de Abe atribuyéndole una vinculación.

Presentar esta defensa, sin embargo, es complicado, ya que depende mucho de la experiencia del profesionista de la salud mental que realice la evaluación, porque no siempre es muy claro establecer la demencia.

La fiscalía, por su parte, querrá descartar esta idea y establecer que incluso hubo premeditación al fabricar el arma homicida y haber considerado usarla en lugar de una bomba, para no afectar a personas diferentes de su objetivo.

Un proceso en curso que ha tratado de demostrar la demencia del acusado es el incendio del estudio de animación Kyoto Animation Co., conocida como KyoAni de 2019. Shinji Aoba, procesado por la muerte de 36 personas a causa del incendio, estuvo medio año en detención para establecer su salud mental. En 2020 fue declarado culpable, pero la defensa solicitó una nueva evaluación psiquiátrica y por esta causa, aunado a otras, todavía no hay una sentencia definitiva en este proceso.

Más información japantimes.co.jp

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net