Bandeja con quesos y uvas

 

Tribunal de Justicia de la Unión Europea obliga a Dinamarca a evitar que sus productores vendan queso como Feta en terceros países

El tribunal de Justicia de la Unión Europea concluyó este jueves que Dinamarca incumplió sus obligaciones al permitir que productores locales vendieran queso “Feta” a terceros países, cuando se trata de una Denominación de Origen concedida a Grecia.

La Unión Europea ha adoptado tres esquemas para fomentar la producción agrícola, proteger los nombres de los productos de mal uso o imitación y ayudar a los consumidores proporcionándoles información sobre las características específicas del producto.

El primero corresponde a la DOP o Denominación de Origen Protegida que cubre los productos agrícolas y alimentos que son producidos, procesados y preparados en una determinada zona geográfica, reconociendo la habilidad para su producción.

Luego está la Indicación de Protección Geográfica, IGP, cubre los productos agrícolas y alimentos cercanamente vinculados con una zona geográfica, en donde, por lo menos, la producción, el procesamiento o la preparación se efectúa.

El tercer esquema corresponde a la Especialidad Tradicional Garantizada, TSG por sus siglas en inglés, que enfatiza la referencia tradicional ya sea un su composición o medios de producción.

En el caso del queso Feta, se concedió la DOP a Grecia en 2002, estableciendo en el reglamento pertinente las características que debe cumplir para poder ser producido y vendido con ese nombre.

La DOP debe ser respetada por todos los países de la Unión Europea, pero Dinamarca permitió que productores locales produjeran y vendieran a terceros países queso como si fuera Feta. Por esta razón, la Comisión Europea, con el apoyo de Grecia y Chipre, presentó ante el Tribunal un recurso por incumplimiento. Se trata de un proceso presentado por un estado miembro o por la Comisión en contra un estado miembro que ha incumplido sus obligaciones derivadas del Derecho de la Unión.

En este caso se acusó a Dinamarca de haber incumplido dos obligaciones: la de respetar un derecho de propiedad intelectual y el deber de cooperación leal.

Como defensa, Dinamarca no negó no haber prevenido ni haber detenido el uso por los productores que operan en su territorio de la denominación “Feta”, pero solo cuando el producto se vende a países fuera de la Unión Europea. A este respecto se defendió señalando que el reglamento en que se concede la DOP al queso “Feta” únicamente se aplica a los productos vendidos dentro de la Unión y no se refiere a las exportaciones a terceros países. Una defensa muy cuestionable.

El Tribunal le respondió que, independientemente de que el producto se venda al interior de la Unión Europea o a terceros países, el régimen de las DOP y las IGP se estableció para ayudar a los productores de productos vinculados a una zona geográfica, concediendo derechos de propiedad intelectual y garantizando una protección uniforme tanto a productores como a consumidores en todo el territorio de la Unión. Por tanto, el uso de una DOP o de una IGP para designar un producto fabricado en el territorio de la Unión que no se ajusta a las condiciones aplicables, vulnera en la Unión el derecho de propiedad intelectual.

Respecto del incumplimiento de la obligación de cooperación leal, el Tribunal concluyó que no se acreditó que Dinamarca haya llevado a cabo acciones o hecho declaraciones que puedan debilitar la posición de la Unión en las negociaciones internacionales dirigidas a garantizar la protección de los sistemas de calidad de la Unión.

Es interesante hacer notar que cuando en 2019 se aprobó conceder al queso danés havarti la Indicación Geográfica Protegida, IGP, los productores de este queso en países fuera de la Unión, se inconformaron.

A este respecto, la organización Consortium for Common Food Names, CCFN, manifestó: “Esta aprobación pone de manifiesto que con demasiada frecuencia en la Unión Europea el sistema GI [identificación geográfica] es usado no para la protección legítima de propiedad intelectual, sino para el apenas escondido proteccionismo y beneficios económicos”.

El CCFN se presenta como “una alianza independiente, internacional sin fines de lucro, cuyo objetivo es trabajar con líderes en agricultura, comercio y derechos de propiedad intelectual para promover la adopción altos estándares y directrices modelo de indicación geográfica en todo el mundo”.

La decisión del Tribunal de Justicia obliga a Dinamarca a evitar a la brevedad posible que el nombre “Feta” sea usado por sus productores locales para vender queso a terceros países. De no hacerlo, se podrá presentar un nuevo recurso para que se le impongan sanciones económicas.

Más información curia.europa.eu

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net