Imprimir
Categoría: El Derecho y la Actualidad
Visto: 1147
powered by social2s

Los escándalos de pederastia en la Iglesia católica cruzaron ya la barrera de lo legal y son tema de discusión entre prominentes abogados que se cuestionan la responsabilidad penal del jefe mismo de la Iglesia, el Papa Benedicto XVI.

 

El primer cuestionamiento se presentó en Estados Unidos, en un caso que data del año 2004 en donde tres hombres acusaron a un sacerdote de Kentucky de haber abusado de ellos. El Vaticano trató, mediante sus representantes legales que el caso fuera sobreseído por falta de elementos, pero en inesperado giro, el juez concedió en el 2007 la facultad a las partes de solicitar documentación e informes sobre el particular e incluso de llamar a testigos.

 

Y así fue como la fiscalía acusó al actual Papa, de haber intentado detener el proceso y haber tratado de mantener en secreto estos abusos para proteger la imagen de la Iglesia durante los 24 años que fungió como cabeza de la Congregación de la Doctrina de la Fe.

 

Tanto el actual arzobispo de la región, como quien lo sustituyó en la Congregación de la Doctrina de la Fe, han manifestado que Ratzinger, el actual Papa, no tuvo nada que ver en el asunto, el primero porque la decisión de no proceder contra el sacerdote acusado fue local y el segundo porque dice que al momento de iniciarse proceso en contra del acusado, éste estaba en su lecho de muerte por lo que no procedía juicio alguno en su contra. Este sacerdote falleció en 1998.

 

La parte acusadora de Kentucky, sin embargo, llamó como testigo del caso al actual Papa, por lo que Guiseppe dalla Torre, jefe del Tribunal del Vaticano, manifestó que la solicitud no es procedente debido a la inmunidad del Papa como jefe de estado.

 

Esa inmunidad es lo que se encuentra a debate entre los especialistas legales no solo en los Estados Unidos sino también en Inglaterra porque persiste la duda de si el Vaticano es un estado independiente o no, ya que no cuenta el reconocimiento de todo el mundo y su estatus jurídico en la ONU es de observador, pero no de país miembro.

 

En Inglaterra incluso se ha planteado la posibilidad de llevar al mismo Ratzinger a juicio acusado de encubrimiento de los diferentes delitos de pederastia cometidos en el mundo, con base en la figura de la jurisdicción universal.

 

La jurisdicción universal es una figura por la cual un estado tiene la capacidad de juzgar un delito si la persona no es perseguida por el estado al que le corresponde. Es la figura jurídica que empleó Baltasar Garzón, juez de la Audiencia Nacional de España, para enjuiciar al ex dictador de Chile, Augusto Pinochet y para llamar a juicio a altos funcionarios estadounidenses por los actos de tortura cometidos en Guantánamo.

 

El tema seguirá sobre la mesa de discusión en Inglaterra pues  está prevista una visita de estado del Papa a ese país para el próximo mes de septiembre, lo que ha generado la oposición de numerosos sectores de la sociedad inglesa.

 

Fuente Times on Line

 

www.miabogadoenlinea.net

 

powered by social2s