Manos pagando dinero

 

Corte en Japón desechó demanda que pedía compensación por exclusión del paquete de ayuda por Covid-19 a industria sexual

Esta semana, la Corte de Distrito de Tokio desechó la demanda presentada por la propietaria de un negocio de contacto de trabajadores sexuales, en la que pedía se le entregara la ayuda del gobierno concedida a diferentes negocios durante la pandemia.

La demanda fue presentada en la Corte de Distrito de Tokio en septiembre de 2021 y en ella se argumentaba que al no haber considerado el negocio de la demandante en el programa de asistencia económica para pequeños negocios, el gobierno había infringido el derecho al trato igualitario, protegido en la Constitución japonesa.

En el texto de la demanda se expuso que la mujer había sido discriminada “sin fundamento razonable” del programa del gobierno. A esta acusación, el gobierno respondió que sí hubo un fundamento razonable al negar la ayuda económica, porque la industria sexual es “inherentemente insalubre”, por lo que no hay elementos suficientes para considerar a esta industria en el programa de ayuda por pérdida de ingresos debido a Covid-19.

La propietaria del negocio pedía ser compensada por daños, además de la entrega de la ayuda económica, solicitando una indemnización total de 4.46 millones de yenes, equivalentes a unos 33,000 dólares.

La petición, sin embargo, ha sido negada.

El programa de ayuda financiera a pequeñas y medianas empresas fue aprobado por el gabinete de Japón a principios de abril de 2020. Conforme con este programa, las empresas podían recibir hasta 2 millones de yenes como ayuda y los individuos propietarios o autoempleados podían recibir hasta un millón.

No todos fueron elegidos para recibir la ayuda, ya que solo podían aplicar las empresas que hubieran visto disminuidos sus ingresos a menos de la mitad de lo que ingresaron un año antes de la pandemia.

Además de esta ayuda, el gobierno difirió y disminuyó los impuestos a ser pagados, de tal forma que los negocios más pequeños vieron reducidos sus impuestos a tasa cero.

En lo individual, se ofreció ayuda de hasta 100,000 yenes por familia a todos los que estuvieran registrados como residentes hasta tres meses antes del 27 de abril de 2020, y lo podían recibir, independientemente del nivel de ingresos.

Ciertos negocios, como todos los relacionados con la industria sexual quedaron excluidos del programa, incluidos moteles y habitaciones destinadas a encuentros sexuales. El personal de estos negocios, sin embargo, se consideró como propietarios únicos que tienen un contrato con los operadores y fueron elegibles para el programa.

Más información japantimes.co.jp

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net