Trabajador fumigando

 

Suprema Corte de Estados Unidos no revisará apelación presentada por Bayer de sentencia en que se vincula el glifosato con cáncer

Con la decisión de la Suprema Corte de los Estados Unidos de no revisar la apelación presentada por Bayer en contra de una sentencia que lo condena a pagar indemnización por el uso del herbicida Roundup, la adjudicación de 25 millones de dólares a Edwin Hardeman, queda firme.

Este asunto se refiere al herbicida Roundup que como ingrediente activo tiene glifosato, un poderoso componente químico respecto del que cada vez más hay sospechas de que es causante de cáncer. El glifosato fue lanzado al mercado en 1974 por Monsanto y alcanzó gran popularidad en la década de los 90 cuando esta misma empresa creó semillas genéticamente modificadas resistentes al herbicida. En 2018 Monsanto fue adquirida por la alemana Bayer por 63 mil millones de dólares.

La decisión que llegó a la Suprema Corte se dictó en marzo de 2019 respecto de la demanda presentada por Edwin Hardeman, un hombre que roció sus 56 acres de tierra con el herbicida de Monsanto desde 1986 hasta 2012 y a quien en 2015 se le diagnosticó con linfoma de no Hodgkin. Este fue el segundo caso en que en primera instancia se concluyó que el glifosato puede ser causa del linfoma de no Hodgkin. El primer caso fue presentado por Dewayne Johnson a quien se adjudicó una compensación de 289 millones de dólares, en una decisión que también está siendo apelada.

Monsanto, y ahora Bayer, han sostenido que su producto es seguro, pero en 2015 la Agencia Internacional de Investigación de Cáncer, organismo que pertenece a la Organización Mundial de la Salud, declaró, con fundamento en diversas investigaciones, que el glifosato podría ser cancerígeno y, a partir de entonces el glifosato ha empezado a ser prohibido en varios países, México incluido.

En la apelación, Bayer sostenía que no podía ser responsabilizado por un producto que las autoridades sanitarias de los Estados Unidos han aprobado y autorizado y citó la decisión tomada en 2019 por la Environmental Protection Agency, EPA, para que no se imprimiera en las etiquetas la advertencia de riesgo de cáncer, porque podía ser “engañoso” para los consumidores. Durante los años de la administración Trump, la EPA tomó varias polémicas decisiones que parecieron beneficiar a las empresas y no a las personas.

Al conocer la decisión de la Suprema Corte de no revisar la decisión, Bayer emitió un comunicado de prensa en que dijeron que “respetuosamente” disienten de la decisión del tribunal, porque “socava la capacidad de las empresas de confiar en acciones oficiales tomadas por agencias reguladoras expertas.”

En 2020, Bayer anunció un multimillonario acuerdo para poner fin a las demandas presentadas en su contra por decenas de miles de litigantes por el herbicida Roundup. El monto asciende a 10 mil millones de dólares en los que se incluye un estimado de 95,000 casos individuales y se incluyen 1,250 millones para compensar a potenciales quejosos afectados por linfoma de no Hodgkin.

Más información bbc.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net