Caballo

 

Por red de venta de carne de caballo en Europa, inició en Francia el proceso en contra de dieciocho personas acusadas de fraude

En Marsella, Francia, inició el proceso penal de 18 personas imputadas por fraude organizado y falsificación y engaño de productos que atentan contra la salud humana por la organización de una red de comercio de carne de caballo que operó en Europa entre 2010 y 2015.

Se trató de un grave escándalo que alcanzó incluso a los alimentos preparados para consumir como lasaña vendida en los supermercados europeos. La carne era vendida como carne de res, por lo que cuando se conoció que se trataba de carne de caballo, se empezó a desechar lo que estaba listo para ser vendido. En Francia, donde se consume carne de caballo, para evitar el desperdicio, organizaciones empezaron a distribuir estos productos en bancos de alimentos, con la advertencia de que se trataba de carne de caballo.

El caso de la fiscalía señala a Jean-Marc Decker, un comerciante de caballos de 58 años de Bastogne, Bélgica, como el organizador de la red de fraude que reclutó personas de Francia, Alemania, Países Bajos, Bélgica y España.

Se presupone que la organización adquiría de personas privadas caballos, ofreciéndoles para los animales un “retiro pacífico” o cuidar bien de ellos, cuando en realidad eran sacrificados en un matadero de Alès, Francia, para vender la carne.

La investigación inició en 2013 tras un reporte de la Brigada Nacional de Investigaciones Veterinarias y Fitosanitarias sobre el matadero de Alès, localidad del departamento de Gard. En esta investigación al matadero, las autoridades, auxiliadas por la policía belga, comprobaron que las ejecuciones de los caballos eran llevadas a cabo sin cumplir con las disposiciones sanitarias francesas y europeas y falsificando los libros de registro y de salud de los animales.

Para poder realizar las ejecuciones sin cumplir con las leyes, la red contaba con la complicidad de dos profesionistas de la veterinaria que no objetaban las matanzas de los caballos. Estas dos personas también están sujetas al proceso penal por complicidad.

Al final de la cadena estaba una empresa mayorista que abastecía la carne a hasta 80 carnicerías en el sur de Francia. Esta empresa también está siendo procesada por “indiferencia” sobre el cumplimiento de los protocolos sanitarios. La empresa creía falsamente que la carne era de origen francés.

En el tribunal se presentaron trece de las dieciocho personas sujetas a proceso. De esas trece, algunas ya se han declarado culpables de vender carne que no autorizada. Se espera que el proceso termine el 24 de junio y a este juicio seguirán otros dos que ya se han dispuesto para enero y septiembre de 2023.

Además del proceso penal, se han presentado demandas civiles. Se reporta que unos cincuenta de los 150 propietarios de caballos que fueron engañados por la red para vender sus animales, han presentado demandas civiles, así como el Consejo nacional de la orden de los veterinarios, el municipio de Alès y la Asociación Nacional Interprofesional de Ganadería y Carne.

Más información euronews.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net