Niño con rifle

 

En Florida, un niño de dos años con fácil acceso a un arma sin seguro, disparó a su padre por la espalda y lo mató

En medio de la cíclica discusión en Estados Unidos sobre un mayor control de las armas de fuego, en Orlando, Florida, se verificó en trágico caso en el que un niño de 2 años disparó y mató a su padre. Por el suceso, la madre ha sido presentada con cargos de homicidio involuntario.

El padre y madre del niño, Reggie Mabry, de 26 años, y Marie Ayala, de 28, habían recibido condenas penales y, por ese motivo, no tenían derecho a estar en posesión de armas de fuego. Pese a ello, pudieron adquirir un arma y tenían en la casa una Glock 19, descuidadamente guardada en una bolsa a la que el pequeño pudo tener acceso para sacar el arma y dispararle a papá. La pareja estaba siendo investigada por negligencia en el cuidado de sus tres hijos y por posesión de narcóticos.

La circunstancia específica de la familia, pese a que podría ser una excusa de quienes defienden el poco control de armas, no significa nada cuando se trata de las muertes accidentales de menores de edad o de adultos que mueren a manos de una niña o niño con fácil acceso a un arma.

Según la organización que aboga por un mayor control de armas, Everytown for Gun Safety, el año pasado 163 personas murieron en los Estados Unidos por disparos hechos por niños. Este año ya van 46 muertes de este tipo.

“Este es una crisis exclusivamente estadunidense donde menores de edad pueden tener acceso fácilmente a armas de fuego cargadas sin seguro y lastimarse ellos o a otros”, declaró sobre este incidente Shannon Watts, fundadora del grupo Moms Demand Action, también a favor de un control más estricto de armas.

En el caso de Orlando, Marie Ayala ha sido presentada por homicidio involuntario, negligencia culposa y por la posesión de un arma de fuego por un convicto. Tan solo por el homicidio puede ser condenada a 15 años de prisión.

Lo interesante es que las leyes no obligan a los propietarios a armas de fuego a tenerlas en un lugar seguro. En la Cámara de Representantes del congreso federal, se presentó, entre otras, una iniciativa para sancionar a quienes no aseguren sus armas, siempre que estén en hogares donde "es probable que [un menor] obtenga acceso" o donde vive una persona a la que se le prohíbe poseer un arma. Sin estas circunstancias, las armas pueden no estar siquiera guardadas.

Pese a esta iniciativa, que quien sabe si sea aprobada por la férrea oposición de la mayoría de los representantes republicanos a cualquier situación que implique un control en la posesión de armas, un cambio en la ley podría ser de poca utilidad, a juicio del profesor de criminología en la Universidad Northeastern, James Alan Fox: “Si un niño agarra un arma, se va a matar a sí mismo o a ti o a otro miembro de la familia”, declaró para The New York Times. “Y si eso no es lo suficientemente disuasorio, entonces cualquier cosa que haga el fiscal no va a marcar la diferencia”.

John Mina, el jefe de la policía del condado de Orange, donde ocurrió esta tragedia, dijo que la situación era “cien por ciento prevenible”, (lo que es cuestionable) y que ahora tres niños han perdido a sus dos progenitores. “Su papá está muerto. Su mamá está en la cárcel”, dijo. “Y un niño pequeño debe vivir su vida sabiendo que le disparó a su padre.”

¿Cuántos niños en países con un mayor control en el acceso a las armas van a crecer con esa culpa? Definitivamente, muchísimos menos que en los Estados Unidos.

Más información nytimes.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net