Imprimir
Cachorros de perro

 

Inició vigencia en Japón la obligación de criadores de perros y gatos de implantar chips de identificación en los cachorros

La disposición establecida en Japón en 2019 con la reforma a la Ley de bienestar y manejo animal respecto de la obligación de tiendas de animales de colocar un chip a cachorros de perros y gatos, inició su vigencia este mes.

Se trata de una disposición que obliga a criadores, tiendas de mascotas y a otros vendedores a implantar los chips de identificación a cachorros de perros y gatos domésticos y a los animales adultos de reproducción, para mejorar los procesos de crianza, evitar que los propietarios abandonen a sus mascotas y facilitar la reunión de los animales con sus dueños en casos de desastres.

Se trata de un chip cilíndrico de unos 10 mm de largo y 2 mm de diámetro que, generalmente, se implanta cerca del cuello del animal usando una especie de jeringa. El chip tiene un número de identificación de 15 dígitos que puede ser escaneado con un dispositivo especial y comparado con la información que contendrá la base de datos del Ministerio del Medioambiente.

La implantación de este dispositivo está a cargos de profesionistas de la veterinaria y tiene un costo de entre 3,000 y 10,000 yenes, entre 23 y 76 dólares estadounidenses.

Omitir la implantación del chip por los criadores y vendedores genera una amonestación y sanciones administrativas. Quienes adquieran la mascota, sin embargo, no están obligados a implantar el chip y, por tanto, no serán sancionados por la omisión.

A partir de la compra, los propietarios cuentan con 30 días para registrar su información personal que consta de nombre, dirección y número de teléfono. También deben registrar el nombre de la mascota, su fecha de nacimiento y raza, entre otros datos. El registro se hace en línea y tiene un costo de 300 yenes, poco más de 2 dólares.

La ley no prevé sanciones para quienes adquieran la mascota con el chip, pero no registren sus datos.

Aunque los objetivos de esta ley parecen ser positivos al tratar de evitar el abandono de las mascotas, los opositores han manifestado preocupación por los efectos en la salud de los cachorros en el largo plazo porque la implantación se realiza cuando tienen unas seis semanas de vida.

Además, señalan que el sistema no es efectivo porque no hay sanciones por incumplimiento en el registro de la información de los propietarios.

Para mejorar el trato a los animales domésticos y evitar el maltrato por las personas que son responsables de su cuidado, los países han estado adelantando leyes en las que el registro de las mascotas es obligatorio. La implantación del chip, sin embargo, es un tema que, en lo general, no se ha hecho obligatorio como ya es en Japón.

Más información asahi.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net