Letrero de prohibido

 

Suprema Corte de Estados Unidos concede petición de urgencia y suspende ejecución de ley en Texas que regula a las redes sociales

Concediendo una petición de urgencia y en opinión dividida, la Suprema Corte de los Estados Unidos suspendió la aplicación de una ley en Texas que prohíbe a las grandes empresas de tecnología prohibir los comentarios y opiniones de sus usuarios.

La ley en cuestión es identificada como H.B. 20 y aplica a las plataformas con más de 50 millones de usuarios activos al mes, es decir, a las grandes empresas como Facebook, Twitter y YouTube, prohibiéndoles en gran medida eliminar publicaciones en función de los puntos de vista que expresan, con excepciones como la explotación sexual de niños, la incitación a la actividad delictiva y algunas amenazas de violencia.

La ley requiere que las plataformas sean tratadas como operadores comunes que deben transmitir esencialmente todos los mensajes de sus usuarios en lugar de empresas con discreción editorial.

Se trata de una ley que trata de evitar que estas empresas “censuren” las opiniones contrarias a las de sus propietarios y que se propuso después de que bloquearan definitiva o temporalmente a Donald Trump.

El punto central de la discusión en este tema es saber si estas empresas están cubiertos por la Primera Enmienda como editores y el gobierno no puede restringirles el discurso basado en opiniones o puntos de vista, o si, como lo expone el fiscal general de Texas, Ken Paxton, “las plataformas son los descendientes del siglo XXI de las compañías de telégrafos y teléfonos: es decir, los operadores comunes tradicionales” y, en este sentido, tienen que admitir a todos los consumidores.

En primera instancia, el juez federal en Austin, Texas, Robert Pitman, suspendió la aplicación de ley en diciembre al concluir que “las empresas de redes sociales tienen el derecho de la Primera Enmienda de moderar el contenido difundido en sus plataformas”.

Esa decisión, sin embargo, fue revertida por un panel de la Corte de Apelaciones del 5º Circuito, sin mediar mayor explicación de que “el panel no es anónimo”.

Debido a esa decisión que permite que la ley se ejecute, dos organizaciones de tecnología, NetChoice y la Computer & Communications Industry Association presentaron en la Suprema Corte la petición de emergencia, con el argumento de que se trata de una ley inconstitucional que al prohibir que existan políticas de moderación, llenarán estos sitios de “calumnias, pornografía, spam y material dañino para los niños”.

En opinión dividida de cinco a cuatro, sin mediar explicaciones como es habitual en estos casos, la Suprema Corte suspendió la aplicación de la ley, en tanto que la Corte de Apelaciones resuelve el fondo del asunto, por lo que no se descarte que este tema regrese al máximo tribunal para que sea discutido a detalle.

Sobre su opinión para permitir la ejecución de la ley, el juez Samuel Alito Jr., dijo que: “Las plataformas de redes sociales han transformado la forma en que las personas se comunican entre sí y obtienen noticias. Lo que está en juego es una ley innovadora de Texas que aborda el poder de las corporaciones dominantes de las redes sociales para dar forma a la discusión pública de los temas importantes del día”, y puso en duda que tengan discreción editorial protegida por la Primera Enmienda.

Es interesante que hay interés desde muchos puntos de vista de regular las redes sociales, unos porque consideran que no moderan lo suficiente y otros porque consideran que censuran opiniones conservadoras. El tema ha sido largamente discutido en el Congreso de los Estados Unidos, sin que los legisladores lleguen a un acuerdo sobre cómo regular a los gigantes de la tecnología. Así que sobre este asunto se seguirá discutiendo, posiblemente cada vez con mayor frecuencia.

Más información nytimes.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net