Viales de Bótox

 

Corte de Apelaciones de Dubái confirma compensación debida por clínica a mujer que sufrió daños por un mal tratamiento de Bótox

A finales de abril, la Corte de Apelaciones de Dubái, Emiratos Árabes Unidos, confirmó una decisión por la cual una mujer a la que se le practicó mal un tratamiento de Bótox, será compensada por la clínica y el médico que la atendió por los daños físicos y emocionales que sufrió.

El caso se refiere a una mujer, cuya edad y nacionalidad ha quedado reservada conforme con la legislación emiratí, que en noviembre 20 de 2021 acudió a una clínica para un tratamiento no quirúrgico en la nariz, con inyecciones de Bótox y rellenos para ajustar la forma.

Al día siguiente de realizado el procedimiento, la mujer regresó a la clínica con dolor de cabeza constante e inflamación. El médico o médica le recetó aplicación de hielo en la zona para el dolor y la inflamación.

Una vez más, la cliente regresó porque el dolor no desaparecía y le inyectaron algún medicamento para el dolor y le prescribieron cremas.

Dos semanas después regresó y un cirujano de la clínica limpió la zona donde se aplicó al Bótox porque ya había una herida.

En el taxi de regreso a su casa, comenzó a sangrar profusamente por lo que fue trasladada al hospital de gobierno más grande la ciudad en donde fue admitida en urgencias.

A raíz del tratamiento, además de haber quedado con una deformidad en la nariz, la mujer fue despedida del trabajo y su prometido decidió terminar con el compromiso matrimonial a poco tiempo de ser celebrado.

En la Corte Civil de Dubái, la mujer explicó que estas circunstancias que se sucedieron tras el fracasado tratamiento de belleza la llevaron a tener que pedir dinero prestado para pagar la renta y sufrió depresión por la terminación del compromiso matrimonial. Por tales motivos pedía ser compensada por la persona que le practicó el tratamiento y por la clínica con 400,000 dírhams, casi 109,000 dólares estadunidenses.

La fiscalía de Dubái refirió a la mujer a un comité de profesionistas de la medicina de la entidad de salud del emirato para que evaluaran la situación.

En el reporte de los médicos presentado a la Corte Civil, se concluyó que quien practicó el procedimiento con Bótox y rellenos no estaba familiarizado con los detalles técnicos de un tratamiento de esta naturaleza, como que las sustancias tienen que ser disueltas antes de ser inyectadas.

Además, se reportó de tejido muerto en la zona afectada ocasionado por el error del médico, lo que dio origen al desarrollo de tejido nuevo alrededor de la nariz, dando lugar a una cicatriz visible.

Con este reporte, en diciembre de 2021, los jueces encontraron que la clínica era responsable por los errores del médico por haberlo dejado practicar sin haberse asegurado que estaba suficientemente calificado para trabajar.

El médico y la clínica fueron condenados a pagar conjuntamente a la mujer 50,000 dírhams como compensación, más el 5 por ciento de intereses y todos los gastos legales en que incurrió. Se trata de unos 13,600 dólares. La decisión fue confirmada el 28 de abril por la Corte de Apelaciones.

Tras un importante caso de mala practica médica que dejó en 2019 a una joven mujer con daño cerebral en una clínica, las autoridades de salud reformaron las reglas de operación de clínicas y hospitales quirúrgicos, concediéndoles un plazo de 18 meses para obtener certificaciones internacionales que las acredite como centros de salud de alta calidad. Se trata de un plazo que sigue corriendo.

En ese caso, durante una cirugía estética de la nariz, la joven sufrió un paro cardiorrespiratorio que la dejó sin oxígeno en el cerebro durante siete minutos lo que le ocasionó un severo daño cerebral. La clínica y los médicos fueron condenados a pagar 10 millones de dírhams, además de que se ordenó el cierre de la instalación médica y los médicos fueron sentenciados a penas de prisión.

Más información thenational.ae

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net

Imagen de k-e-k-u-l-é en Pixabay