Mujer golpeada por hombre

 

Tribunal laboral australiano falló a favor de la utilidad de conceder a trabajadores diez días de permiso de ausencia pagada por violencia doméstica

En una importante decisión que podría impactar a 2.6 millones de trabajadores en Australia, la Fair Work Commission, Comisión de Trabajo Equitativo, concluyó que se debe tener derecho a 10 días de permiso pagado por violencia familiar y doméstica, VFD, conforme con el nivel de salario.

La Comisión del Trabajo Equitativo, además de establecer el salario mínimo, es el tribunal laboral de Australia cuyas resoluciones crean precedentes.

Actualmente, conforme con las Normas Nacionales de Empleo, National Employment Standards (NES), una guía que contiene los once derechos fundamentales de todas las personas trabajadoras, incluidos los de medio tiempo y los trabajadores casuales, los trabajadores tienen derecho a cinco días no pagados al año por violencia familiar y doméstica. Estos once derechos, que incluyen el derecho a un salario mínimo, están contenido en la Ley de Trabajo Equitativo de 2009.

En septiembre de 2021, la coalición gobernante votó en contra de la iniciativa de ley presentada por el Partido Laboralista de diez días de permiso pagado para todos los trabajadores, bajo el argumento de que el tema estaba siendo revisado en la Comisión de Trabajo Equitativo debido a la acción presentada por el Consejo Australiano de Sindicatos, ACTU por sus siglas en inglés. A esta acción se opusieron varias organizaciones patronales e industriales.

Esta semana, la mencionada Comisión concluyó que, siendo la violencia familiar y doméstica, un problema que afecta a más mujeres que hombres, se debe conceder el permiso de 10 pagados al año por esta causa.

“La violencia familiar y doméstica es un problema social ubicuo y persistente. Si bien los hombres pueden experimentar VFD, y lo hacen, dicha violencia afecta de manera desproporcionada a las mujeres. Es un fenómeno de género”, escribió en su decisión el pleno de la Comisión, agregando que durante la pandemia este fenómeno aumentó. “Hemos concluido que las circunstancias favorecen fuertemente el derecho a una licencia VDF remunerada”.

Para llegar a esta conclusión, la Comisión analizó información según la cual desde los 15 años, una de cada cuatro mujeres, comparadas con uno de cada 13 hombres, sufren por lo menos un incidente de violencia por una pareja íntima, y que la violencia familiar y doméstica cuesta a los trabajadores dos mil millones de dólares australianos al año.

“En comparación con las mujeres sin experiencia [de violencia familiar y doméstica], las mujeres que experimentan o han experimentado VFD tienen un historial de más ausencias en el trabajo; tienen ingresos personales menores; han cambiado empleos frecuentemente; y, son más propensas a ser empleadas bajo el esquema de casuales o de medio tiempo”, declaró la Comisión.

De esta forma, se ha concluido que “el derecho a un permiso de VFD pagada, brinda una asistencia significativa a quienes experimentan VDF, ya que ayuda a las personas a mantener su seguridad económica, acceder a los servicios relevantes y salir de manera segura a una vida libre de violencia.

“El Pleno también encuentra que la introducción de la licencia pagada de VFD probablemente sea beneficiosa para los empleadores, aunque sea difícil de cuantificar, al reducir el ausentismo y la pérdida de productividad causada por VDF”, se lee en el resumen de la decisión.

La decisión ahora será consultada con las partes interesadas para que presenten incluso sus objeciones, antes de que se establezcan los detalles y la decisión sea final.

Grandes empresas como Telstra, empresa de telecomunicaciones, y PricewaterhouseCoopers conceden a sus empleados diez días de permiso pagado por violencia doméstica y los llamados para establecer este permiso como una regla se han intensificado en los meses recientes.

Más información smh.co.au/ fwc.gov.au

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net