En los estudios de cine a nivel mundial existe una gran preocupación por las copias no autorizadas de sus películas que circulan en la red. Un ejemplo es la demanda masiva que ha presentado US Copyright Group, en contra de 20,000 usuarios P2P y preparan otra en contra de 30,000 más.

 

Las redes P2P permiten el intercambio de información  y archivos entre los usuarios de Internet en forma directa en contraste con el modelo tradicional de cliente servidor, en donde sólo los servidores ponen a disposición la información y los clientes la consumen.

 

En E.U. se penaliza la descarga y la difusión de canciones y películas en la red con hasta cinco años de cárcel y multa de 750 a 150,000 dólares por descarga. US Copyright Group representa a pequeños productores, pero por supuesto su intención es llegar a las grandes empresas de la industria.

 

En un caso similar Jammie Thomas Rasset fue condenada en 2007 a pagar 1,92 millones de dólares a seis discográficas por descargar 24 canciones a través de Kazaa. Ella apeló y la multa fue reducida a 54.000 dólares, después de que el juez de apelación considerara "monstruosa" la cifra.  El tema de las multas se ha vuelto materia de controversia, ya que algunos consideran que es inconstitucional y que debe estar relacionada con los daños que sufrió el propietario de los derechos intelectuales.

 

En España también existen esfuerzos para combatir este problema, y se esta analizando una iniciativa de Ley de Economía Sostenible, conocida como ley antidescargas, que pretende cerrar los sitios que vulneren la propiedad intelectual.

 

Fuente El País

 

www.miabogadoenlinea.net

 

{loadposition]