Musulmán en oración

 

Prisión de condado de Georgia acuerda demanda y proporcionará lo necesario a los internos musulmanes para cumplir ayuno en el Ramadán

La semana pasada, una cárcel de un condado de Georgia, Estados Unidos, llegó a un acuerdo con un interno musulmán que presentó demanda en tribunales federales por discriminación por no servirle comida halal ni respetar los horarios de ayuno durante el Ramadán.

La demanda fue presentada a principios de la semana por Norman Simmonds, practicante del islam, en contra de la prisión del condado de DeKalb, Georgia, en la que está ingresado, exponiendo que le habían negado comida halal, es decir, permitida por su religión, debido a que la prisión no tiene la capacidad para comprobar que el interno en realidad profesa el islam.

En la demanda, presentada con la asistencia de los capítulos nacionales y de Georgia del Council on American-Islamic Relations' (Cair), se expuso también que ni a Simmonds ni a los otros internos musulmanes se les proporcionaban los alimentos en los horarios adecuados para la observancia del mes sagrado del Ramadán, que este año termina el 1 de mayo con la fiesta de Eid Al Fitr. Durante este mes, los practicantes, hombres y mujeres, salvo excepciones, deben prescindir de alimentos y bebidas hasta después del atardecer.

A finales de la semana, la prisión decidió llegar a un acuerdo con el interno, poniendo fin a la demanda. Lo anterior porque una ley federal del año 2000 garantiza la libertad religiosa a los reos y obliga a un acceso equitativo a la religión y creencias a todos los internos en las prisiones.

En los términos del acuerdo, la prisión se obliga a proporcionar a los observantes de la religión del Profeta Mahoma, alimentos kosher, término usado en la religión judía para lo que es permitido y que ambas partes coincidieron que son muy semejantes (si no iguales) a los alimentos halal.

Además, los alimentos serán servidos “aproximadamente una hora antes de la oración matutina (Fajr) y aproximadamente 10 minutos antes de la oración vespertina (Maghrinb)”. Asimismo, durante el Ramadán, las autoridades de la prisión se comprometieron a anunciar el momento de las cinco oraciones diarias en cada sección en donde haya internos musulmanes.

“El hecho de que esto haya sido adoptado después de la presentación de una demanda federal muestra los extremos a los que los detenidos musulmanes son forzados”, declaró Murtaza Khwaja, director ejecutivo de Cair, sobre el asunto, señalando que las “adaptaciones básicas” debieron haber sido tomadas desde el principio.

"Las prisiones y cárceles de Georgia deberían prestar atención y examinar sus propias políticas de Ramadán a la luz de este acuerdo para asegurarse de que no violen la ley federal y que los derechos constitucionalmente consagrados de todos los detenidos y encarcelados musulmanes estén protegidos”, añadió el director de Cair en el comunicado sobre el acuerdo.

En 2014, el Departamento de Justicia de los Estados Unidos llevó un caso semejante en contra del sistema penitenciario de Florida por no ofrecer alimentos kosher a los internos judíos. Las prisiones del estado argumentaron en contra de esta obligación un problema presupuestario, pero los tribunales concluyeron que el dinero no es argumento suficiente para violar el derecho a la libertad religiosa de los internos como lo garantiza la ley federal.

Más información middleeasteye.net

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net