Mazo judicial

 

Al transferir a Arabia Saudita el caso en contra de 26 personas por el homicidio del periodista Khashoggi, se suspende el proceso en tribunales turcos

En una decisión que ha generado malestar, el tribunal que en Turquía revisaba el caso en contra de 26 saudís por el homicidio del periodista Jamal Khashoggi, transfirió el caso a Arabia Saudita, lo que significa que el proceso queda suspendido, y, posiblemente terminado, en Turquía.

Jamal Khashoggi era un periodista opositor al régimen de Arabia Saudita y al príncipe heredero Mohammed bin Salman, MBS. En octubre de 2018 entró a la embajada de Arabia Saudita en Estambul para realizar un trámite para contraer matrimonio con su prometida, la ciudadana turca Hatice Cengiz. En la embajada fue emboscado por un escuadrón que lo secuestró y mató. Se trata de un modus operandi que ha sido denunciado por otros disientes del régimen saudí como Saad al-Jabri, quien fue asesor de Muhammad bin Nayef Al Saud, sobrino del rey Salman de Arabia Saudita y nombrado originalmente como príncipe heredero.

Las especulaciones señalaban al príncipe heredero como autor intelectual, lo que ha negado sistemáticamente, aunque la CIA concluyó que el príncipe aprobó el plan del homicidio.

Turquía inició la investigación del homicidio e imputó a 26 personas de nacionalidad saudí. El proceso inició en 2020 sin la presencia de los acusados porque Arabia Saudita se negó a extraditarlos. Debido a esta ausencia, el proceso tenía más el objetivo de conocer la verdad legal que de condenar a los culpables porque la ley turca no permite que una persona sea condenada si no ha tenido la oportunidad de declarar.

Pese a lo anterior, la decisión del panel de jueces anunciada esta semana ha sido repudiada por grupos de periodistas y de derechos humanos porque es improbable que en Arabia Saudita cualquiera de los acusados sea siquiera procesado, menos aun sentenciado.

La decisión de los jueces deriva de la petición presentada la semana pasada por la fiscalía para que el caso pasara a la jurisdicción de Arabia Saudita. La petición fue apoyada por el ministro de Justicia Bekir Bozdag, quien dijo que el proceso reiniciaría si Turquía no queda satisfecho con el resultado en el reino árabe.

En oposición a esta petición, el abogado Ali Ceylan, representante de Hatice Cengiz, pidió a los jueces que “no confiemos la oveja al lobo.”

“Protejamos la dignidad y el honor de la nación turca y no tomemos esta decisión”, solicitó el abogado Ceylan a los jueces antes de que se diera a conocer la decisión este jueves.

Otro abogado de Hatice Cengiz, Gokmen Baspinar, recordó a los jueces turcos que en Arabia Saudita el proceso a los sospechosos había terminado y que muchos de ellos fueron absueltos. “Sería irresponsable de la nación turca transferir el caso a otro país sin justicia”, dijo.

En Arabia Saudita fueron procesadas ocho personas. Cinco fueron sentenciadas a pena de muerte y tres a prisión. Las sentencias de muerte cambiaron a 20 años de prisión de que uno de los hijos adultos de Khashoggi, Salah, concedió el perdón. Se desconoce quienes son los sentenciados, porque Arabia Saudita no ha dado a conocer sus nombres, y este proceso fue calificado de “la antítesis de la justicia” por un experto de la ONU.

Al suspender el proceso, los jueces turcos también levantaron las órdenes de arresto en contra de los procesados y concedieron a las partes siete días para manifestar cualquier oposición a esta decisión.

Cuando el homicidio de Khashoggi ocurrió, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan se comprometió con el proceso a los culpables, declarando que en Arabia Saudita la justicia no existe. Sin embargo, su política exterior ha cambiado porque tras el boicot no oficial a los bienes turcos y la crisis financiera que ha visto devaluada la lira turca, Erdogan ha querido remediar las relaciones con el Reino de Arabia Saudita y esta decisión parecería ser parte de ese remedio.

“Continuaremos este proceso con todo el poder que se me ha dado, como ciudadana turca”, declaró Hatice Cengiz afuera del juzgado, asegurando que presentarán una apelación.

“Los dos países pueden estar llegando a un acuerdo, los dos países pueden estar abriendo un nuevo capítulo... pero el delito sigue siendo el mismo delito”, añadió. “Las personas que cometieron el delito no han cambiado”.

Al parecer, el único proceso que sigue vigente por el homicidio de Jamal Khashoggi se está revisando en Alemania, país en el que en marzo de 2021 la organización Reporteros Sin Fronteras, con fundamento en el principio de jurisdicción universal, presentó denuncia en contra de Mohammed bin Salman y de cuatro altos funcionarios.

Más información hurriyetdailynews.com/ nytimes.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net