Aman, Jordania

 

El príncipe Hamzah, detenido por sedición, anunció en Twitter su renuncia al título real, lo que es contrario a la Constitución

En Jordania se empieza a desarrollar una nueva crisis después de que el medio hermano del rey Abdalá II, el príncipe Hamzah bin Hussein publicó una declaración en la que supuestamente renuncia a su título real. El príncipe Hamzah fue detenido en abril del año pasado, junto con otras veinte personas, acusado de sedición.

Hamzah, de 42 años, es hijo del rey Huseín, padre del rey Abdalá, y de su cuarta esposa, la reina Noor, nacida en Estados Unidos. Hasta 2004 llevó el título de príncipe heredero, que ahora lleva el hijo mayor de Abdalá con su esposa, la reina Rania, el príncipe Huseín, de 27 años.

En abril de 2021 trascendió la noticia de un intento de derrocamiento del rey Abdalá en Jordania, seguido del anuncio de la detención de los instigadores, entre ellos un ex jefe de gabinete del rey, el enviado a Arabia Saudita y el jefe de la corte real. Dos de estos funcionarios fueron procesados y sentenciados a 15 años de prisión.

Entre los nombres surgió el nombre del príncipe Hamzah, quien, según la declaración del rey sobre los hechos, quedó en el palacio real “bajo su protección”. Desde entonces se supone que Hamzah ha estado bajo arresto domiciliario.

El 8 de marzo, medios oficiales publicaron una carta en la que el príncipe Hamzah ofreció disculpas al rey por sus actos, asumió la total responsabilidad de ellos y juró lealtad a la Constitución. Sin embargo, cuando hizo una declaración pública, no se refirió a esta carta sino a los jordanos, usando términos religiosos que se suelen emplear cuando las personas se sienten víctimas.

El 3 de abril, Hamzah publicó en Twitter una declaración en la que renuncia al título real de príncipe. “Después de lo que he presenciado en los últimos años, he llegado a la conclusión de que mis convicciones personales y los valores que mi padre me inculcó… no están acordes con los enfoques, tendencias o métodos modernos de nuestras instituciones”, se lee en la declaración que fue retuiteada por su madre, la reina Noor.

"Tuve el gran honor de servir a mi amado país y a mi querida gente en esta capacidad a lo largo de los años de mi vida", escribió. "Permaneceré mientras viva fiel a nuestro amado Jordán".

La publicación, que no ha recibido respuesta oficial, ha confundido a los jordanos porque, si el príncipe juró lealtad a la Constitución, no puede renunciar al título real.

Lo anterior porque el Artículo 37 constitucional establece claramente que solo el rey tiene el derecho de conceder y quitar títulos, y una ley especial sobre la familia real de 1934 dispone que ningún miembro de la familia real tiene el derecho de renunciar a su título sin una recomendación del consejo real, que está compuesto por un miembro de la familia elegido por el rey, el primer ministro, un ministro elegido por el primer ministro, el presidente de los tribunales y otro juez.

Mientra para algunos activistas, la renuncia de Hamzah al título es indicativo de un “conflicto de conciencia”, para el escritor Malek Athamneh, “muestra confusión en la toma de decisiones, salvo que piense que el título le amarra las manos políticamente si está buscando involucrarse libremente en la política, lo que sería un precedente único en la vida política jordana.”

¿Aceptará el rey Abdalá la renuncia? ¿Se prepara un nuevo alzamiento en lo que hasta hace un año era identificado como un país “estable”? ¿Jordania se está moviendo hacia el final de la monarquía? Aunque los jordanos, quizá están empezando por la pregunta más básica, junto con título, ¿Hamzah renunció también a los beneficios económicos como miembro de la casa real?

Más información middleeasteye.net

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net

Imagen Amán, Jordania