Hong Kong

 

Citando la Ley de Seguridad, dos magistrados de la Corte Suprema del Reino Unido renunciaron a la Corte Final de Apelaciones de Hong Kong

Por considerar que la Ley de Seguridad, vigente en Hong Kong desde 2020, es una grave amenaza a las libertades civiles, dos magistrados británicos anunciaron que renuncian a los cargos que ocupan en la Corte Final de Apelaciones de la región administrativa.

Cuando en 1997 la soberanía de Hong Kong pasó del Reino Unido a China, este último país, bajo el principio de “un país, dos sistemas”, otorgó a Hong Kong una gran autonomía, entre ellas en materia judicial, lo que ha permitido que Hong Kong siga conservando el sistema de derecho común utilizado en el Reino Unido.

En el sistema judicial británico, existe el Consejo Privado (Privy Council) que además de ser un órgano asesor de la reina, funciona como corte suprema para varios territorios ultramarinos y algunos estados parte del Commonwealth. Cuando Hong Kong salió del Commonwealth, sustituyó al Consejo Privado con la Corte Final de Apelaciones, máximo tribunal con facultad para interpretar las leyes locales y, en su caso, anular las que presenten inconsistencias con la Ley Fundamental.

El artículo 92 de la Ley Fundamental o Básica de Hong Kong que permite que jueces y magistrados de otras jurisdicciones de derecho común presten funciones en el sistema judicial hongkonés como miembros no permanentes. Es así como hay magistrados británicos, canadienses, australianos y neozelandeses prestando funciones en este tribunal.

En marzo de 2018 se añadieron en la lista de jueces no permanentes las magistradas Brenda Hale, de la Suprema Corte del Reino Unido, y Beverley McLachlin, magistrada en la Suprema Corte de Canadá. Con estos nombramientos aumentó el número de jueces de 12 a 14, y se equilibró un poco más la presencia de mujeres en el máximo tribunal.

Los jueces que han decidido renunciar son el actual presidente de la Corte Suprema del Reino Unido, Robert Reed, y el magistrado Patrick Hodge, miembro también del máximo tribunal británico.

"Los jueces de la Corte Suprema no pueden seguir sentados en Hong Kong sin que parezca que respaldan una administración que se ha apartado de los valores de la libertad política y la libertad de expresión", declaró el magistrado Reed al dar a conocer la decisión de renunciar al cargo, en alusión a la Ley de Seguridad.

La Ley de Seguridad es materia vigente desde 2020. Nació como la respuesta a las multitudinarias manifestaciones que se presentaron en Hong Kong y que empezaron en oposición a una ley de extradición, pero siguieron como protesta por el mayor control que China ejerce sobre la región administrativa especial. Paradójicamente, las protestas dieron pie para que el gobierno chino, con la anuencia del gobierno de Carrie Lam en Hong Kong, legislaran esta ley que ha sido usada para silenciar opositores y mantener controlados a quienes se manifiesten.

Mientras para China la Ley de Seguridad es necesaria para mantener el orden, para el gobierno del Reino Unido ha sido una herramienta para coartar las libertades de reunión y de expresión.

Bajo estos puntos de vista diferentes, la renuncia de los jueces fue vista por el gobierno de Hong Kong como el punto final al acuerdo de 1997 con el Reino Unido. “Debemos refutar con vehemencia cualquier acusación infundada de que las renuncias de los jueces tengan algo que ver con la introducción de la ley de seguridad nacional de Hong Kong o el ejercicio de la libertad de expresión y la libertad política", declaró al respecto la directora de la región, Carrie Lam.

Liz Truss, ministra del exterior del Reino Unido, apoyó la decisión de los magistrados señalando que su participación en el sistema judicial de Hong Kong puede ser visto como una legitimación de la opresión. El mensaje bien pudo estar dirigido a los otros seis magistrados de la Suprema Corte de ese país que siguen ocupando sus cargos en la Corte Final de Apelaciones.

Sobre el particular, un vocero de la Suprema Corte del Reino Unido declaró a la BBC que la decisión de seguir en el cargo o renunciar es libre de cada juez.

Se deberá evaluar si renunciar como juez al tribunal es en el mejor beneficio de los hongkoneses o con ello se está entregando un mayor control a China que podría verlo como la oportunidad dar por terminado el sistema judicial de derecho común.

Más información bbc.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net