Singapur

 

Corte de Singapur rechaza apelación de sentenciado a muerte por traficar heroína, pese a que presunta deficiencia intelectual

La Corte de Apelaciones de Singapur, la división más alta de la Suprema Corte e instancia final, negó este martes la petición de un convicto por tráfico de drogas para que se revisara su sentencia de pena de muerte, pese a que se podría tratar de una persona con capacidad mental disminuida.

Se trata de Nagaenthran K. Dharmalingam, de nacionalidad malaya, encontrado en 2009 culpable de haber traficado 42.72 gramos de heroína en un paquete adherido a su entrepierna.

Agotadas las instancias judiciales, se pidió un perdón presidencial que también fue negado en junio de 2020 por lo que se fijó fecha de ejecución el 10 de noviembre de 2021.

El caso, sin embargo, recibió atención mundial porque el abogado que representaba a Nagaenthran expuso que, a su juicio, tiene la edad mental de una persona menor de 18 años. Esta presunción llegó a la Corte de Apelaciones porque la ejecución de personas con capacidades mentales disminuidas es contraria al derecho internacional.

El 29 de marzo se dio a conocer la decisión tomada por el panel de cinco magistrados que conforman el máximo tribunal en materia de apelaciones civiles y penales.

En esta decisión, entregada por el presidente de la Corte, Sundaresh Menon, se niega el aplazamiento de la ejecución y un nuevo proceso de revisión de la pena, señalando que el caso presentado por Nagaenthran, carece “de fundamento y de mérito tanto en los hechos como en el derecho.”

El magistrado Menon dijo que la petición presentada por la abogada Violet Netto carece de evidencia que muestre que la capacidad mental del reo ha declinado y que la única evidencia presentada fue la declaración jurada del abogado Ravi sobre su apreciación personal, basada en una entrevista con el reo que duró menos de media hora.

En la decisión, el magistrado hizo notar que los abogados de Nagaenthran se opusieron a que se presentara como evidencia los reportes médicos realizados el año pasado. “Habiendo cuestionado su condición médica, no podemos ver cómo el apelante puede, al mismo tiempo, de buena fe, impedir el acceso a la evidencia que pertenece a la misma condición en cuestión”, señaló el magistrado, puntualizando que estos reportes, que son objetivos, pudieron haber arrojado luz sobre el estado mental del sentenciado.

Al mismo tiempo, rechazó los reportes médicos presentados por el abogado Ravi porque los profesionistas que los hicieron no tuvieron acceso ni contacto con Nagaenthran.

En la decisión, el magistrado presidente añadió que “a nuestro juicio, estos procedimientos constituyen un abuso evidente y escandaloso de los procesos de la corte”, debido a que la forma en que se llevó, es muestra, a su juicio, de una medida ideada por los abogados para retrasar la ejecución y, más allá, para presionar por un cambio legislativo en contra de la pena de muerte.

“Pero mientras la ley prevea válidamente la imposición de la pena capital en las circunstancias especificadas, es impropio que el abogado abuse del proceso del tribunal y, por lo tanto, desacredite a la administración de justicia penal presentando una solicitud inútil tras otra y alimentando por goteo la supuesta evidencia”, manifestó el magistrado Menon.

Esta decisión no admite recurso en contra, lo que significa que la ejecución de la sentencia de Nagaenthran, de 33 años, será fijada para una nueva fecha.

Más información straitstimes.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net