Soldados con armas

 

En proceso en Australia de soldado en contra de medios de comunicación, testigo se niega a testificar por temor de autoincriminarse

En Australia sigue el proceso de la demanda que por difamación presentó un condecorado soldado, Ben Roberts-Smith, en contra de varias publicaciones y medios de comunicación australianos, por la publicación de diferentes historias sobre comportamiento ilegal del soldado durante la prestación de servicios en Afganistán.

Ben Roberts-Smith ganó una medalla por sus servicios, pero que en 2018 fue referido a la policía federal por crímenes de guerra y en noviembre de 2020 su nombre se filtró como uno de los soldados investigados por ejecuciones de civiles o prisioneros en Afganistán.

Entre las historias publicadas, se escribió que mató a un adolescente afgano, que bebió cerveza de la pierna prostética de un soldado muerto y que cometió varios homicidios más mientras estuvo comisionado en Afganistán.

El proceso inició en un tribunal federal en junio de 2021 y hasta el momento se siguen celebrando audiencias en las que varios testigos, la mayoría de ellos también integrantes de las fuerzas armadas australianas, han prestado testimonio.

Este lunes testificó la “Persona 66”. Por razones de seguridad, los testigos no pueden ser identificados. Así sucedió con la Persona 17, una mujer que acusó a Roberts-Smith de haberla obligado a abortar el hijo que esperaba de él y que, además, la golpeó.

La audiencia de la Persona 66, persona comisionada en Afganistán, es interesante porque se negó a declarar por temor de quedar incriminado por un delito de homicidio.

Uno de los o las abogadas representantes de la Persona 66 dijo al juez Anthony Besanko que existen razonables fundamentos para objetar declarar como testigo, porque la evidencia que podría proporcionar “podría ser tendiente a incriminarlo” en la comisión de un delito de homicidio.

El juez confirmó a la Persona 66 que existe un fundamento razonable para objetar prestar testimonio, pero le recordó que, conforme con la sección 128 de la Ley sobre Evidencia, podría emitir un certificado “lo que significa que, si usted entrega la evidencia, la evidencia no puede ser usada en su contra en ningún proceso en tribunales australianos.”

Pese a ello, la Persona 66, que fue citada a comparecer por los medios de comunicación demandados, siguió negándose a declarar. Por esta razón, el abogado Nicholas Owens, en representación de los medios, dijo que, pese a la objeción, pedirá al tribunal que obligue a este testigo a presentar la evidencia mediante su testimonio. Está previsto que el juez Basanko escuche este argumento legal este martes.

Los medios sostienen que Ben Roberts-Smith instruyó a la Persona 66 para que, en 2012, matara a un prisionero afgano, en un ejercicio de iniciación en el que un soldado mata por primera vez. Sin embargo, es ilegal matar a personas en detención, por lo que en este caso legalmente, bajo la normativa que regula las acciones militares, se considera un homicidio.

Al respecto, el mismo lunes, un funcionario del Ministerio de la Defensa y ex capitán del servicio especial aéreo, SAS por sus siglas en inglés, Andrew Hastie, declaró que creía que la Persona 66 había participado en este tipo de ritual, pero que él no había sido testigo directo.

Cuando este proceso por difamación inició, el abogado representante de Ben Roberts-Smith, Bruce McClintock, dijo que solo un “ostentoso psicópata” podría haber cometido los actos que los medios atribuyeron a su defendido. A medida que pasa el juicio y que trascienden las declaraciones de los testigos, parece que las acusaciones empiezan a encontrar fundamento. Al juicio, sin embargo, le queda camino por recorrer.

Más información smh.co.au

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net