Después del terremoto del pasado 27 de febrero, el gobierno chileno se ha enfrentado a múltiples problemas entre los que se cuentan los despidos masivos por parte de diferentes empresas, que bajo el cobijo de una disposición laboral, no indemnizan a los trabajadores.

 

Según cifras de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), casi 9,000 personas han perdido sus empleos durante este mes de marzo, sin haber recibido indemnización puesto que los patrones argumentan en el despido la causa de fuerza mayor derivada del fuerte terremoto y sus numerosas réplicas.

 

De acuerdo con la ley laboral chilena, los patrones pueden argumentar esta causal de despido sin el correspondiente deber de pagar la indemnización. Pero tras estos despidos masivos, el gobierno del presidente Sebastián Piñeira anunció que vigilarán que las empresas que apliquen esta causal demuestren efectivamente que debido al terremoto deben proceder con este tipo de despidos.

 

Sin embargo, diputados de oposición al gobierno denunciaron que dicha vigilancia no se ha instrumentado y que debido a un vacío legal los trabajadores que fueron despedidos por esa causal se encuentran en estado de indefensión.

 

Con la finalidad de buscar soluciones a la situación, la Ministra del Trabajo declaró la semana pasada que el gobierno está trabajando para crear 13,000 empleos en la región de Biobío, una de las más afectadas por el sismo, y que en ese tenor están entregando subsidios a la contratación y retención de empleados, a fin de que las empresas no despidan a los trabajadores. Se calcula que más del 61% de los empleados despedidos sin indemnización se encuentran en la mencionada región de Biobío.

 

Fuente emol.com 

 

www.miabogadoenlinea.net