Comida chatarra

 

Se verificó audiencia de caso de progenitores imputados por negligencia y homicidio por la muerte de su hija adolescente con obesidad mórbida

Una pareja de la región central de Gales, Reino Unido, compareció esta semana en el tribunal acusado de negligencia grave al haber permitido que su hija adolescente llegara a obesidad mórbida y haber causado su muerte.

Se trata de Alun Titford, de 44 años, y de Sarah Lloyd-Jones, de 39, padre y madre de Kaylea Titford, fallecida a los 16 años el 11 de octubre de 2020. Ellos están siendo procesados por negligencia grave, homicidio sin intención o malicia, y por causar o permitir la muerte de un menor de edad o de una persona vulnerable.

La fiscal del caso, Helen Tentch, acusa a estos progenitores de no haber cubierto la dieta nutricional de la adolescente entre el 24 de marzo y el 11 de octubre de 2020, lo que llevó a la joven a padecer obesidad mórbida

Según la acusación, los progenitores no se aseguraron de que la adolescente recibiera suficiente ejercicio, estuviera en condiciones higiénicas, viviera en un ambiente seguro e higiénico, que su salud mental fuera mantenida o que se obtuviera una atención médica razonable.

Una investigación previa mostró que la adolescente padecía espina bífida y que durante su vida sufrió “múltiples problemas médicos”.

Durante la audiencia de esta semana en el tribunal de Welshpool, comparecieron juntos los progenitores para confirmar únicamente sus nombres, edades y domicilio, y no presentaron ninguna declaración.

La siguiente audiencia ha sido fijada para el 14 de abril en el tribunal de Mold, en el norte de Gales. Mientras, los padres están en libertad bajo fianza y tienen prohibido estar cerca de personas menores de 18 años.

La patria potestad, parental rights, implica el deber de asistencia, protección y cuidado de los hijos menores de edad por los progenitores, automáticamente de la madre, al ser quien alumbra, y de quien queda registrado como padre, esto conforme con la legislación para Inglaterra y Gales.

De la misma manera en que la patria potestad implica el derecho de quien o quienes la ejercen, de tener acceso a los registros médicos de sus hijos y de tomar decisiones médicas en su beneficio, tienen la obligación de procurarles un ambiente sano que implica una alimentación nutritiva.

Aunado a la obligación parental, la Ley de 2004 para menores de edad de Inglaterra y Gales responsabiliza a las autoridades locales, como la policía, consejos de salud locales, el sistema de seguridad social NHS y otras entidades, a asegurarse que los progenitores están cumpliendo con sus obligaciones para salvaguardar y promover el bienestar infantil. Esto significa que este caso tiene otra cara y es la responsabilidad de las autoridades, que también le fallaron a Kaylea.

En 2014 se presentó un caso también de negligencia grave en el cuidado de un menor por obesidad, en Norfolk, Inglaterra. Sin embargo, esa vez la policía intervino antes de que las consecuencias médicas de tal condición llevaran a un desenlace fatal al arrestar a un hombre de 49 años y a su esposa de 43 años de edad por negligencia y crueldad con un niño de 11 años que medía 1.5 m y pesaba más de 95 kg.

Más información theguardian.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net