Seúl, Corea del Sur

 

Debido a una reforma de ley, en esta elección presidencial en Corea del Sur pudieron acudir a las urnas jóvenes de 18 años

El miércoles se celebraron elecciones presidenciales en Corea del Sur y por primera vez, jóvenes de 18 años, considerados menores de edad, pudieron manifestar su preferencia en las urnas.

Los menores de edad, pero mayores de 18 años, pudieron acudir a las urnas electorales gracias a la reforma a la ley que la Asamblea Nacional aprobó en diciembre de 2019, permitiendo que en estas elecciones los nacidos antes del 10 de marzo de 2004 pudieran participar en las elecciones presidenciales.

Conforme con la Comisión Nacional Electoral, el número de electores entre 18 y 19 años es de 980,000, lo que representa el 2.2 por ciento del electorado total de 44.19 millones de personas.

En Corea del Sur la mayoría de edad se alcanza a los 19 años, aunque la edad legal para adquirir bebidas alcohólicas es 20 años y la edad para prestar el servicio militar obligatorio empieza a los 18 años. Hasta este año, la edad mínima para votar era 19 años.

Estas edades según la edad internacional y no lo que se conoce como la edad coreana, ya que en el país asiático se suma un año a la edad biológica porque se cuenta el (casi) año que se pasó en el vientre materno. Es decir, todas las personas al nacer tienen un año.

La gran mayoría de los países establece la edad legal para votar en 18 años. Sin embargo, muchos países la han disminuido a los 16 años, como Nicaragua, Ecuador, Cuba y Brasil. Corea del Sur era el único país que establecía la edad para votar en 19 años.

Con la reducción de la edad legal para votar, en 2021 los legisladores de la Asamblea Nacional también decidieron rebajar el límite legal para ser candidato a legislador y en elecciones locales de 25 a 18 años.

De la elección presidencial de este año resultó ganador el exfiscal general Yoon Seok-youl, quien alcanzó notoriedad en la esfera política nacional al haber investigado por actos de corrupción al ministro de Justicia Cho Kuk, que duró en el cargo un mes, y a su esposa. Posteriormente, se enfrentó a la nueva ministra de Justicia, Choo Mi-ae, quien inició investigaciones en contra de varios fiscales cercanos a Yoon, lo que se interpretó como una reprimenda política por la investigación a Cho Kuk. Eventualmente, inició investigación en contra de Yoon por presuntas irregularidades éticas, lo que llevó al entonces fiscal Yoon a renunciar a la fiscalía.

“Voy a renunciar como fiscal general hoy. Es difícil seguir viendo el colapso del sentido común y de la justicia. [Mi desempeño] en la fiscalía termina aquí”, declaró a la prensa en marzo de 2021 al presentar su renuncia. “El espíritu constitucional y el estado de derecho que han apoyado a este país están siendo destruidos y el daño solo llegará al público. Seguiré haciendo todo lo posible para proteger la democracia liberal y proteger a la gente como lo he hecho hasta ahora".

Si bien esta postura respecto del sistema de justicia lo ayudó a lanzar su campaña por la presidencia, las principales promesas de Yoon han sido económicas, primero respecto de ayuda a personas físicas y a empresas por los estragos que los cierres por la contingencia sanitaria de Covid-19 ocasionaron, y luego en materia de empleo y de hogares accesibles, especialmente para los más jóvenes.

Más información koreaherald.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net