Taza estilizada de café

 

Ciudad de Vancouver analiza disposición que desde el 1 de enero obliga a restaurantes a cobrar cuota adicional por envases no reutilizables

El 1 de enero inició la vigencia en Vancouver, Canadá, de una disposición según la cual restaurantes y cafeterías deben cobrar 25 centavos de dólar canadiense por taza o envase no reutilizable. Se trata de una disposición que está siendo revisada por los problemas que su implementación ha ocasionado.

La disposición está siendo revisada por el consejo de la ciudad que ha encontrado varias fallas en su aplicación y está sugiriendo algunos cambios, como obligar a los restaurantes y cafeterías a aceptar que los clientes lleven sus propias tazas.

Por ejemplo, encontraron que McDonald’s permite que los clientes lleven sus tazas tratándose de bebidas calientes, pero no frías, en cuyo caso deben pagar los 25 centavos adicionales.

Otro problema que se detectó es que muchas de las tazas o vasos desechables que se entregan a los clientes no son reciclables por contener algo de plástico, por lo que ahora se ha pedido a la industria que participe proponiendo materiales alternativos que puedan ser reciclados.

Por otro lado, se propone que se fijen excepciones y un monto mínimo en el que no se cobre la cuota adicional, sobretodo para ayudar a la población en situación de pobreza.

Un asunto que también se revisó fue el de los locales que usan tazas no desechables. Se encontró que la gran mayoría de las cadenas multinacionales, como McDonald’s o Starbucks, no ofrecen tazas reutilizables, mientras que un tercio de las cadenas de restaurantes locales, que tienen dos o más sucursales, no ofrecen este tipo de tazas.

Cinco de las seis cafeterías independientes que existen ofrecen tazas no desechables, pero ninguna de las casas de té las ofrece. Sin estas alternativas y sin permitir que se lleven las tazas propias, los clientes no tienen más opción que pagar los 25 centavos adicionales.

Pocos son los locales que ofrecen sistemas de depósito de tazas y envases. Se trata de un sistema por el cual, a cambio de un depósito, se entrega una taza que no es desechable. Cuando el cliente regresa la taza le devuelven el depósito. Se trata de un sistema que algunas cadenas están explorando.

Pocos locales tenían implementado este sistema antes de la pandemia, una situación que terminó por frenar la iniciativa porque los empleados no querían recibir las tazas de los clientes, y los clientes no querían compartir nada con nadie. Así lo explicó para vancouversun.com, Tondela Myles, propietaria de Kranky Coffee, quien había puesto en marcha el sistema desde 2019.

Además del tema del Covid-19, este sistema no ha sido muy efectivo porque hay otros aspectos implicados, como vivir lejos de la cafetería o las varias normas de sanidad que los restaurantes deben cumplir respecto del aseo de la vajilla y utensilios.

Otro aspecto interesante de esta cuota es que no se reporta al estado, es decir, los restaurantes y cafeterías se quedan este importe por lo que se está recomendado que en la directiva el personal de la ciudad se prepare para "brindar divulgación y educación" a las empresas sobre la importancia de proporcionar envases reutilizables para que los clientes puedan evitar la cuota y que utilicen estos ingresos "para financiar alternativas reutilizables". Además, de obligarlos a mostrar a los clientes que hay una tarifa adicional por envase no reutilizable, porque muchos no están enterados.

A juicio de Tondela Myles, la disposición es equivocada y la ciudad solo va a lograr que disminuya el uso de envases desechables si de plano los prohíbe como se hizo ya con las bolsas de plástico.

Pese a los problemas descritos y a las propuestas de revisión, la cuota adicional de 25 centavos sigue vigente y, al parecer, así seguirá por recomendación del grupo que la ha estado analizando.

Más información vancouversun.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net