Pies de niño en la playa

 

Se prepara en Japón iniciativa de reformas al Código Civil para actualizar disposiciones en materia de reconocimiento de paternidad

Un subcomité del Consejo Legislativo de Japón ha preparado una iniciativa de reformas al Código Civil para establecer nuevas reglas en materia de paternidad, cambiando disposiciones que fueron aprobadas durante la Era Meji, hace más de un siglo.

El Consejo Legislativo es el órgano asesor del Ministerio de Justicia. Se espera que una vez que el pleno revise la iniciativa de reformas a mediados de febrero, el proyecto pase a revisión del ministro de Justicia, Yoshihisa Furukawa.

Actualmente, el Código Civil establece que los hijos nacidos en los primeros 300 días después del divorcio son hijos del exesposo, mientras que si nacen por lo menos 200 días después del segundo matrimonio se reputan como hijos del nuevo esposo.

Además, se prohíbe a las mujeres contraer matrimonio dentro de los seis meses siguientes al divorcio para que sea más sencillo establecer la paternidad conforme con estas reglas. Esta regla cambió en 2015 con una decisión de la Suprema Corte que redujo el tiempo de espera para un nuevo matrimonio de seis meses a 100 días.

La iniciativa que se está preparando propone cambiar la regla de los 200 días para establecer que se presume que es el padre biológico del menor el esposo actual, aun si ha nacido dentro de los 200 días.

La regla de los 300 días para reputar la paternidad del exesposo permanecerá, pero se adiciona una disposición que establece que excepcionalmente se presumirá que un menor nacido dentro de estos 300 días después del divorcio es el del esposo actual, si la madre se casó nuevamente al momento del nacimiento.

En el proyecto también se eliminaría la prohibición a las mujeres de contraer un nuevo matrimonio dentro de los 100 días y se permitiría que ellas o los hijos inicien procedimientos legales para negar la paternidad del exesposo. Actualmente, esta facultad es solo del hombre.

El límite para empezar estos procedimientos se ampliaría de un año a tres contados a partir de que se tiene conocimiento del nacimiento del menor.

Estas disposiciones son importantes porque muchas mujeres que se han divorciado evitan inscribir a sus hijos en el registro familiar para que el exesposo no se repute padre biológico y poder salir así de un patrón de violencia, por ejemplo.

El Registro Familiar, koseki, es un sistema en el que los jefes de familia inscriben nacimientos, adopciones, reconocimientos de paternidad, matrimonios, divorcios y defunciones de sus familias. Solamente se inscriben en el registro los datos de nacionales japoneses por lo que también sirve de comprobación de nacionalidad. No funciona en lugar del registro civil que sirve tanto a nacionales como a extranjeros.

No estar inscrito en un Registro Familiar presupone la “ilegitimidad” de los hijos, es decir, que han nacido fuera de matrimonio, además de que evita o dificulta la adquisición de ciertos derechos y beneficios.

Finalmente, las reformas al Código Civil proponen eliminar la disposición que reconoce el derecho de progenitores de “disciplinar” a los hijos y en su lugar, se dispondrá que los padres tienen prohibidos ciertos comportamientos que afecten negativamente el desarrollo de niñas y niños. Esta disposición es consistente con la tendencia actual de prohibir el castigo físico a los menores, como ya se legisló en México.

Más información japantimes.co.jp

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net